Las difíciles condiciones de los trabajadores de Atención Primaria se agravan durante el verano
CSIF culpa a la falta de previsión del SERIS de la asfixiante situación que soportan estos profesionales y sufren los pacientes durante el periodo estival
16 de Julio de 2019

(LOGROÑO, martes 16 de julio de 2019)

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia la falta de previsión en materia de personal del Servicio Riojano de Salud (SERIS) durante el verano. Este déficit se sufre en todas las categorías y en todos los niveles asistenciales pero en el caso de los médicos de atención primaria la situación es alarmante.

Las numerosas y reiteradas advertencias que desde CSIF hemos trasladado a la Administración han sido infructuosas. Tampoco han sido suficientes las reivindicaciones y concentraciones que los trabajadores de atención primaria vienen protagonizando semanalmente desde el pasado mes de enero.

Por poner sólo algunos ejemplos de la asfixiante situación que sufren estos profesionales durante el verano, señalar que:

· Algún director de zona se va a ver forzado a anular las vacaciones reglamentarias de sus compañeros ante la falta de profesionales. Permisos que fueron solicitados en marzo.

· Las sustituciones que se cubren son prácticamente inexistentes.

· La pediatría si se cubre alguna ausencia es a días sueltos.

· A determinados médicos de familia se les han acumulado dos cupos enteros y el servicio de pediatría de la zona.

· La “normalidad” es que en los centros de salud todos los días falte el 30 o 40 % de la plantilla, cuando no son más.

· Al acabar su guardia en el CARPA, se ha obligado a algún profesional a realizar otra guardia en otra zona básica de salud.

· También en el CARPA, raro es el día en el que las ausencias son cubiertas.

· En el 061, se ha suprimido uno de los dos médicos que atienden las llamadas telefónicas urgentes.

Por lo general, el número de horas de guardia que se pretende que hagan los trabajadores es desmesurado. Asimismo, Las condiciones laborales del personal de refuerzo siguen deteriorándose.

Después de dos años de pésima gestión, la actual dirección de Atención Primaria ha sido incapaz de dar solución a ninguno de los problemas que existían. Es más, año tras año, la situación ha continuado empeorando y sólo el esfuerzo personal, la abnegación y el compromiso profesional de estos trabajadores han sido capaces de mantener un nivel asistencial digno de la sanidad que se merecen los riojanos.