La empresa de seguridad privada OMBUDS deja de abonar los salarios a sus trabajadores
Los afectados en La Rioja prestan servicios en el Carrefour del centro comercial Berceo de Logroño, en el centro territorial de RTVE y en el Eroski de Calahorra.
10 de Julio de 2019

(LOGROÑO, miércoles 10 de julio de 2019)
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con creciente presencia en la empresa privada, ha recibido numerosas llamadas de afiliados y trabajadores de la empresa OMBUDS que no han percibido el salario del mes de junio.
La empresa no ha hecho frente al pago de los salarios de sus trabajadores y está generando una gran incertidumbre en la plantilla, que en los próximos días, debería cobrar también la paga extraordinaria.

El retraso en el pago por parte de la empresa está acarreando graves problemas a los trabajadores para afrontar sus obligaciones personales, provocando el pago de comisiones bancarias.

El grupo OMBUDS adquirió en 2015 la empresa Castellana de Seguridad, S.A (CASESA), convirtiéndose a partir de ese momento, por facturación, en la tercera empresa de seguridad privada del país, con una plantilla de más de 8000 trabajadores.

Ayer se celebró una reunión en las oficinas centrales de la empresa situadas en Las Rozas (Madrid), en la que la empresa manifestó que el retraso en el pago de las nóminas se debe a problemas de liquidez que esperan solventar con la entrada de un nuevo inversor. La empresa está confiada en que podrán pagar a los trabajadores entre este próximo viernes y el lunes 15 de julio, marcando como límite el 30 de julio para abonar las nóminas de junio, julio y la paga extraordinaria.

CSIF estará especialmente vigilante tanto en el desarrollo de las negociaciones como en los movimientos de la empresa y pone a disposición de la plantilla sus servicios jurídicos para las posibles reclamaciones que se tuvieran que efectuar.

Este sindicato ya ha criticado reiteradamente la precariedad del sector de la seguridad privada por la entrada de empresas denominadas “piratas” que abaratan en exceso el precio del servicio provocando continuas situaciones de impagos de salarios e impuestos.