Nueve trabajadores de la UR se quedan sin empleo y en un “limbo” laboral
• CSIF critica la falta de protección por parte de la Administración que sufren los trabajadores de las empresas subcontratadas
06 de Marzo de 2020

LOGROÑO, 6 de marzo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, denuncia que a nueve trabajadores de Servicios Auxiliares para la Universidad de La Rioja (UR) les ha comunicado su empresa, Servicios Integrales Murrieta S.L. del Grupo Osga, que por parte de la UR se ha procedido a la resolución del contrato para la prestación de los servicios a los que están adscritos los trabajadores.

La empresa mantiene que estos trabajadores “causaran baja en la empresa el próximo día 7 de marzo de 2020, debiendo ser subrogados por La Universidad de La Rioja, ya que en lo sucesivo los servicios que venían prestando no serán desarrollados por esta empresa sino que serán asumidos por la propia Universidad… y que con fecha 8 de marzo deberá ser dado de alta como empleado de la UR”, según la carta que se les ha enviado a estos trabajadores.

Según ha podido saber este sindicato, la empresa afirma que la UR, a través de un comunicado de su rector, Julio Rubio García, dice que “no concurre ninguna normativa laboral que obligue a la Universidad a subrogar al personal contratado por esta mercantil”.

Por tanto, una vez más, los trabajadores subcontratados de la Universidad se van a encontrar a partir de la próxima semana en un absoluto “limbo” laboral, al no ser ni despedidos ni subrogados.

Esto mismo ya sucedió en abril de 2018 con la empresa Servigesplan, cuando CSIF tuvo que denunciar a la Universidad de La Rioja por “cesión ilegal de trabajadores”, dándole hasta la fecha la razón todos los tribunales que han entendido del caso, el más reciente la semana pasada el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja.

CSIF no va a escatimar ni esfuerzos ni recursos para seguir defendiendo los derechos de estos trabajadores. Asimismo este sindicato critica la forma de actuar de la Universidad y su falta de sensibilidad para con estos trabajadores que además sufren diversas discapacidades.

En este sentido, CSIF continúa exigiendo a la Administración que vele por los contratos que firma con las empresas adjudicatarias para que no sigan siendo instrumentos para contratar a trabajadores en condiciones precarias y con tan pocas garantías laborales como en el caso que nos ocupa.