CSIF duplica su presencia en Standard Profil
• CSIF consigue representación tanto en la planta del Polígono de Cantabria como en la de Varea, en las elecciones sindicales celebradas ayer en las dos factorías que tiene esta multinacional en La Rioja
12 de Diciembre de 2019

(LOGROÑO, jueves 12 de diciembre de 2019)

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha duplicado su representación sindical en la empresa Standard Profil, al mantener su representante de la planta en el Polígono de Cantabria de Logroño y conseguir otro delegado en la fábrica que esta empresa tiene en el barrio logroñés de Varea.

En concreto, CSIF sólo presentaba candidatura en los colegios de “Especialistas y no Cualificados” en las elecciones sindicales celebradas ayer en las dos plantas que tiene Standard Profil en La Rioja, y cuyo recuento de papeletas finalizaba en la madrugada de este jueves.

Standard Profil tiene una plantilla de 208 trabajadores en su pabellón de Varea; 120 pertenecientes al colegio de Técnicos y 88 al colegio de Especialistas y No Cualificados, quienes elegían a sus representantes para el comité de empresa, que estará formado por 4 delegados de USO, 2 de UGT, 2 de CCOO y 1 de CSIF, como representantes de dicho colegio, donde hasta ahora CSIF no tenía representación.

En la planta de Cantabria, Esta multinacional cuenta con 161 trabajadores. CSIF renueva su representación y consigue un delegado, al igual que CCOO y la CGT para el comité de empresa que se completa con 2 delegados de UGT más 3 de USO de este colegio de Especialistas y No Cualificados.

El crecimiento de CSIF en el sector industria es muy significativo tal y como avala su presencia en Standard Profil o en Talleres Lispar del mismo grupo empresarial.

Este sindicato agradece la confianza depositada por los trabajadores, que buscan otras opciones sindicales alternativas, con un perfil profesional e independiente. Por eso, vamos a centrar todos nuestros esfuerzos en el nuevo curso político para lograr una modificación de la Ley Sindical que permita romper el monopolio de los dos sindicatos tradicionales, en el mundo laboral.

CSIF ha dado un salto a la empresa privada, pese a la diferencia de recursos respecto a los sindicatos mayoritarios, la falta de información sobre procesos electorales y la imposibilidad legal de preavisar en las empresas en las que no estamos representados.