CSIF reitera su rechazo al Plan de Educación y permanecerá vigilante para que no se vulneren los derechos de los trabajadores
MESA SECTORIAL DE EDUCACIÓN

CSIF valora el talante del nuevo consejero de Educación pero considera que tiene las manos atadas por los pactos de Cacho con sus sindicatos afines que sembraron el descontento general de la comunidad educativa

 

CSIF ha presentado una serie de medidas para intentar corregir los planes presentados y dar solución a los numerosos problemas con los que se enfrentarán los docentes riojanos el próximo curso
05 de Agosto de 2020

LOGROÑO, miércoles 5 de agosto de 2020) La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha reiterado hoy en la mesa sectorial de Educación su rechazo al Plan de Contingencia General y ha exigido que se libere de responsabilidades sanitarias, de prevención de riesgos y burocráticas al personal docente para el próximo curso. Este sindicato ha presentado una serie de medidas para intentar salvaguardar los derechos laborales de los trabajadores de la educación pública riojana; ya que dicho Plan, pactado fuera de esta mesa de negociación, contiene muchas lagunas, restringe derechos laborales y sobrecarga de compromisos y tareas a los docentes de nuestra comunidad autónoma . En este mismo sentido, CSIF ha manifestado su malestar por haber sido apartado de las reuniones para la elaboración del Plan de Contingencia General (PCG) que se publicará en breve, ya que según la Consejería no hay tiempo para negociar uno nuevo, con el rechazo de la mayoría sindical y gran parte de la comunidad educativa. Para CSIF han sido dos meses y medio perdidos, en los que no hemos podido realizar ninguna aportación. Ahora, el nuevo consejero, Pedro Uruñuela, tiene las manos atadas por la aprobación y puesta en funcionamiento de dicho plan. Por lo que el nuevo consejero inicia su gestión con una herencia envenenada, a juicio de este sindicato. Aún así, el responsable del sector de Educación de CSIF La Rioja, Francisco Gallardo, le ha dado su voto de confianza y espera que el plan se pueda perfeccionar con nuestras aportaciones y nuevas disposiciones. CSIF ha criticado la falta de información sobre el documento presentado. Ya que el PCG puede ser aplicado por los diferentes centros educativos, y sobre todo porque desconocemos cómo va a repercutir en el personal docente y no docente. Aunque ya podemos inferir la sobrecarga de funciones que el mencionado PCG asigna al equipo directivo y a los docentes, tareas que hasta la fecha no tenían. No obstante estamos ante una situación paradójica, pues este documento debería servir de guía para que los centros educativos de La Rioja redactaran sus respectivos Planes de Contingencia de Centro (PCC) pero, como sabemos, dichos planes ya han sido redactados. Desde CSIF, entendemos que las diferentes propuestas del PCG han sido materializadas y explicitadas en los PCC. Por otro lado, tampoco sabemos si todo lo que se expone en el PCG es posible implementarlo en el PCC, tanto por su imposibilidad material como económica. Por ello, no podemos ceñirnos al PCG. Además, el PCG asigna las principales funciones y responsabilidades nuevas derivadas de la situación de pandemia al equipo directivo, o a los docentes. Prácticamente todas las funciones y medidas establecidas en el PCG, ya sean sanitarias, de prevención de riesgos laborales, administrativas o auxiliares han de ser realizadas o diseñadas, o implementadas, por el equipo directivo o algún docente. Hasta el coordinador de salud es un docente, cuando debería ser personal sanitario. Incluso a todos los docentes se les encomienda la vigilancia del estado de salud del alumnado, algo que también debería de recaer sobre personal sanitario competente. CSIF rechaza frontalmente este planteamiento, pues no se puede sobrecargar a los docentes ni equipos directivos con muchas de estas funciones. Los docentes deben dedicarse a su labor pedagógica y educativa, y los equipos directivos a sus habituales funciones. Ambos ya están suficientemente sobrecargados de tareas como para ahora asignarles más funciones, muchas de las cuales no están en el ámbito de sus competencias. Por ello, demandamos personal especializado (sanitario y de prevención de riesgos laborales), administrativo y auxiliar que realicen muchas de las funciones que el PCG asigna a los equipos directivos y docentes. Comenzando por las redacciones de los PCC, como el diseño, implementación y seguimiento de las medidas ha de ser realizado en cada una de sus fases, principalmente por personal sanitario y de prevención de riesgos laborales. La ingente cantidad de burocracia, registros u otras tareas administrativas debe ser apoyada por personal administrativo, y además, debe contemplarse la posibilidad de la contratación de otro personal auxiliar para otras labores, que libere a los docentes y equipos directivos de estas funciones y se puedan centrar en su misión principal que es la docencia. Asimismo se menciona un nuevo horario de entrada y salida escalonado y al mismo tiempo se exige la presencia de personal durante todo este periodo. Para CSIF, este apartado también debe quedar fijado para no aumentar el horario del profesorado, ni mermar las necesidades educativas de nuestros alumnos. Por tanto, seria conveniente reforzar las plantillas docentes y contratar nuevo personal que se dedique a las citadas funciones y a otras señaladas en el PCG, como cuidadores o personal administrativo. Por todo ello, CSIF ha exigido en esta nueva mesa sectorial de Educación : En primer lugar, información:Tener todos los PCC redactados para comprobar en ellos tanto la necesidad de personal que se solicita como los espacios requeridos para poder implementar todo lo previsto en el PCG.Conocer si el presupuesto asignado cubre las necesidades previstas en los diferentes Planes de Contingencias de Centros.Una vez recibidos los diferentes Planes de contingencia de centros comprobaremos las repercusiones reales en las condiciones de trabajo de los docentes y habrá que iniciar la negociación de las mismas.Asignar las diferentes funciones previstas en el PCG al personal adecuado. Descargando así a docentes y equipos directivos para que se puedan dedicar a sus principales funciones:Un diplomado en enfermería asignado a cada centro que se encargue de todas las competencias sanitarias, ya en fase de diseño como en fase de seguimiento. Este debería ser el Coordinador de Salud del centro.Un técnico en prevención de riesgos laborales asignado o compartido para que diseñe e implemente todas las medidas que afecten a sus competencias.Personal administrativo asignado a cada centro para que se ocupe de todas las tareas administrativas y parte de las burocráticas y registros previstas en el PCG.Personal auxiliar que realice otras labores de cooperación previstas en el PCG.Regular también las co-tutorías, la asignación de turnos, etc.Mejorar el sistema de sustituciones de los docentes y no docentes.Una normativa que regule el teletrabajo y la educación a distancia, junto al derecho de desconexión digital.