CSIF acusa a la Consejería de reunir a la Mesa de Educación sin ninguna intención de negociar ni cambiar nada de su Plan 
MESA SECTORIAL DE EDUCACIÓN
·CSIF denunciará el Plan de Contingencia por carecer de una negociación real y contener diversos puntos que afectan muy negativamente a los trabajadores de la Educación pública riojana

 

·CSIF sigue pidiendo la dimisión fulminante del consejero Cacho y su directora general por vulnerar y adulterar el derecho fundamental a la negociación colectiva

31 de Julio de 2020

LOGROÑO, viernes 31 de julio de 2020 La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, vuelve a manifestar su indignación y preocupación ante la nula capacidad de negociación de los máximos responsables de la Consejería de Educación, y reitera la necesidad de que su titular, el consejero Luis Cacho, y su directora general, María Josefa Iriarte, abandonen cuanto antes sus responsabilidades al frente de la Educación pública riojana, para evitar mayores desastres que acabarán sufriendo toda la comunidad educativa. Gracias a la insistencia de CSIF y la presión del resto de sindicatos, hoy por fin se ha reunido la mesa sectorial de Educación con la NO intención de negociar algunos aspectos del nuevo Plan de Contingencia presentado por Cacho el pasado lunes y que contenía muchos puntos conflictivos que han despertado la alarma de este sindicato y el rechazo de la mayoría de organizaciones sindicales de la mesa. Hoy hemos vuelto a asistir a una nueva farsa de negociación, donde todas las decisiones ya estaban pactadas con los sindicatos afines y donde no había posibilidad de enmienda o perfeccionamiento de un Plan que no gusta a nadie, defectuoso, inconcreto, tardío, y cuya aplicación va a acarrear graves consecuencias para toda la comunidad educativa y los trabajadores, docentes y no docentes, de la educación pública de nuestra región. En este sentido, CSIF sigue esperando las disculpas prometidas ayer por la directora general, Pepa Iriarte, a nuestro responsable de Educación, Francisco Gallardo, a quien se le negó, en un principio, la entrada a la Consejería y su participación en la reunión que mantuvo con sólo un sindicato a puerta cerrada, en una manifiesta actitud sectaria, opaca y antidemocrática. Para CSIF, la reunión de hoy, ha sido un nuevo paripé. La Consejería no ha cambiado nada del Plan, salvo las «puntualizaciones» que hizo el Gobierno regional, ante el clamoroso rechazo sindical y las protestas de la mayoría de los docentes de nuestra comunidad. CSIF manifiesta su perplejidad por la actitud de la Consejería al reconocer “ante los representantes sindicales que la Mesa Sectorial es el órgano único y legítimo para la negociación de acuerdos”, tal y como defendía este sindicato, y por lo que demandará a sus responsables ante la palmaria vulneración de la libertad sindical y el derecho fundamental a la negociación colectiva. Por otra parte, el citado Plan de Contingencia llega con mas de dos meses de retraso. Durante este tiempo, CSIF no ha podido tener acceso a su contenido. Ahora es tarde. No se va a poder aplicar en muchos centros por falta de espacios, aulas, comedores, instalaciones, etc. Y además carece del estudio económico para poder llevarlo a cabo. No es un plan es una utopía. Los centros han presentado 150 planes basados en este, con una gran incertidumbre sobre su ejecución por las mismas razones anteriores. El Plan conlleva una ingente labor burocrática. Los equipos directivos y los docentes se van a cargar de tareas administrativas que van a dificultar enormemente su labor docente, sin contar con el posible evolución y empeoramiento de la situación generada por la crisis sanitaria del la Covid-19. Es un plan que nace prostituido en su negociación, abortado en sus inicios y con un futuro muy preocupante para todos los que lo van a sufrir. Es decir, trabajadores de Educación, docentes y no docentes, padres y alumnos. Por todo ello, CSIF rechaza este Plan de Contingencia que denunciará en el momento de su publicación en el BOR. Al igual que sigue insistiendo en la necesidad de la dimisión fulminante del consejero Cacho y su directora general, para evitar males mayores a la educación pública riojana.