CSIF exige formalmente la convocatoria de la Mesa Sectorial de Educación
• CSIF reclama al Gobierno regional que anuncie oficialmente el regreso a las aulas en septiembre. La falta de claridad del Ejecutivo autonómico está generando una enorme confusión e inseguridad entre la comunidad docente
06 de Mayo de 2020

LOGROÑO, miércoles 6 de mayo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, exigió ayer, mediante un escrito dirigido al consejero de Educación, la convocatoria urgente de la Mesa Sectorial de Educación, para negociar un Plan preventivo de vuelta a las aulas.

En este sentido, CSIF considera que es inaplazable acordar las condiciones sanitarias y de prevención para el regreso a las aulas y el inicio del nuevo curso en septiembre. Ya que se debe anteponer la seguridad de la salud pública a cualquier otra consideración.

Este sindicato pide igualmente establecer un Plan de Regreso a la Actividad Laboral de carácter Organizativo y Preventivo de obligado cumplimiento y un Plan de Refuerzo educativo para el curso 2020-2021.

Además, debemos analizar las nuevas necesidades del alumnado y profesorado y negociar lo que esto supone en cuanto a ratios, apoyos y desdobles. No se puede partir de la premisa de que sean los docentes, una vez más, quienes tengan que asumir esa reconstrucción sin más apoyos que su trabajo, que sigue aumentando sin contraprestación alguna.

Así mismo, CSIF exige al Gobierno regional que anuncie oficialmente que el regreso presencial a las aulas se producirá en septiembre, con las pertinentes medidas de seguridad, lo que serviría para aclarar de una vez por todas qué va a suceder con el final del curso escolar.

CSIF lamenta la confusión que está generando el Ejecutivo autonómico entre la comunidad docente, que sigue sin saber si finalmente tendrá que volver a la actividad presencial en el presente curso. De hecho, están circulando mensajes entre docentes en los que se advierte de una posible apertura de los centros para trámites administrativos, tareas que serían realizadas por los maestros en el caso de colegios.

El sindicato recuerda que la región es la tercera comunidad autónoma con mayor tasa de mortalidad de COVID-19 de toda España, con 106 fallecidos por cada 100.000 habitantes, por lo que no se pueden plantear medidas de desescalada similares a las que se producen en otros territorios con mucha menor incidencia. Es indiscutible que, en estas circunstancias, la presencia de alumnos en los centros puede suponer un evidente peligro para ellos, para los profesores y para el resto de personal, así como para las propias familias.

El anuncio del consejero Luis Cacho, en su comparecencia parlamentaria la semana pasada, de la posibilidad de “reapertura de los centros educativos, sólo con carácter administrativo y para recibir a determinados grupos de alumnos con necesidades específicas, a partir del día 25 de mayo”, deja muchas sobre que docentes o no tendrán que acudir a los centros en los próximos días y en qué condiciones se producirá dicho regreso, ya que todavía no ha aclarado las instrucciones prometidas del final de curso e inicio del próximo.

Por tanto, CSIF no sabe a qué espera el Gobierno regional, a través de la Consejería de Educación, para anunciar de manera oficial que la actividad presencial se debe retomar en septiembre. Otra muestra de la falta de claridad, concreción y certidumbre es que aún no se haya celebrado una Mesa Sectorial de Educación ni se haya reunido el Comité de Salud Laboral, para abordar el final del curso, tal y como pedía CSIF.