CSIF critica el método empleado por Educación para efectuar los llamamientos de sustituciones
La Administración ha convertido el proceso en una auténtica «lotería» para los docentes, generando incertidumbre y malestar entre ellos
06 de Septiembre de 2019

(LOGROÑO, viernes 06 de septiembre de 2019)

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, reprocha a la Consejería de Educación el caos e incertidumbre generado entre los docentes que han sido llamados esta semana para cubrir las sustituciones en la enseñanza pública al inicio del nuevo curso escolar.

Este viernes, a las 13 horas, ha finalizado el plazo de 24 horas para contestar a los llamamientos de sustituciones efectuados por la Consejería de Educación. Durante las últimas horas, CSIF ha recibido multitud de llamadas de docentes que tenían serias dudas que les planteaba el procedimiento utilizado por la Administración.

En concreto, a los aspirantes a interinos docentes se les ha pedido que marcasen unas preferencias con las plazas a ocupar. Pero los aspirantes han tendido que ir «a ciegas», ya que no podían saber ni las características del puesto, ni turno, ni su posible duración. Debido a que la Consejería no especificaba si el motivo de la sustitución era por un permiso; una incapacidad temporal de corta o baja duración; por una jubilación o incluso por liberaciones sindicales o comisiones de servicio que se prolongan hasta el curso completo.

Se puede dar el caso de que al aspirante que ocupe el primer lugar, por méritos en la bolsa de trabajo (la conocida como «lista»), se le conceda una plaza cuya duración pueda ser de tan solo unas semanas, y otro, más atrás en la bolsa, consiga una plaza de curso completo.

Además, se han sucedido múltiples errores, como no salir todas las plazas en este primer llamamiento, plazas que saldrán en fecha posterior. O llamar a aspirantes de las listas que ya consiguieron plaza en los llamamientos anteriores; por poner algunos ejemplos del caos que se ha organizado.

En el primer caso; es decir, las plazas postergadas podrían ofertarse a otros aspirantes que se hallan todavía más atrás en las correspondientes bolsas de trabajo (listas).

A estos despropósitos se suma el hecho de que los llamamientos se están realizando cuando los alumnos ya están en clase y se encuentran sin profesor asignado.

No sólo no es justo, sino una falta de respeto a los aspirantes que tienen un mejor currículum y más méritos, pues no saben que destinos son mejores, o no pueden optar a ellos.

Así las cosas, CSIF exige que los damnificados en estos llamamientos reciban algún tipo de compensación o indemnización que compense los errores cometidos por la Consejería.

Por su parte, ante las reclamaciones presentadas por CSIF, Educación se ha escudado en la Ley de Protección de Datos. En cualquier caso, este sindicato entiende que no se puede amparar en dicha Ley, porque lo único que solicitan los aspirantes es saber el turno y la previsión de la duración de la plaza.

Por ello, CSIF ha solicitado al consejero que mejore el sistema de llamamientos a ocupar puestos docentes. Y si el motivo de los errores o poca transparencia es por falta de recursos, este sindicato reclama que se potencie el servicio, quizás elevándolo a la categoría de dirección general.