CSIF denuncia que el Ayuntamiento de Calahorra no respeta los protocolos de actuación frente al coronavirus
• Un trabajador de la Brigada de obras de este ayuntamiento dio positivo por Covid-19 y todos los compañeros, que hayan tenido contacto directo con él, deberían realizarse el test del coronavirus
23 de Marzo de 2020

LOGROÑO, 23 de marzo de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, denuncia que el Ayuntamiento de Calahorra no está respetando los protocolos de actuación y protección de los empleados municipales frente la coronavirus, incluso después de conocer un caso positivo por Covid-19 de un trabajador de la Brigada de obras detectado el pasado 11 de marzo.

En concreto, el Consistorio calagurritano no está respetando el procedimiento de actuación de posibles, probables o confirmados que establece el Ministerio de Sanidad, a pesar de que durante la última semana este sindicato ha intentado por todos los medios que se establezca un protocolo específico de actuación para los trabajadores municipales calagurritanos frente al coronavirus, dentro del estado de alerta impuesto por el Gobierno.

CSIF alerta de que se le está obligando a todo el personal del Parque de Servicios a acudir a su puesto de trabajo. Solo en caso de fiebre, tienen órdenes de quedarse en casa. Aunque no se ha confirmado oficialmente, hay cinco trabajadores en esta situación.

Esta Brigada de obras tienen orden de realizar los trabajos ordinarios que no son urgentes. Muchos ciudadanos han podido verles estos días podar los árboles.

En estos momentos, hay 21 personas trabajando en el Parque de Servicios calagurritano, de las cuales dos realizan trabajo de oficina y uno es el encargado.

Este sindicato y los empleados municipales hemos solicitado minimizar el número de trabajadores presenciales, con la obligación de estar localizados, ya que consideramos que los trabajos que se están haciendo ahora consideran no son urgentes o de imperiosa necesidad, son de los habituales de mantenimiento de la ciudad que muy bien se pueden postergar para cuando acaba el estado de alerta impuesto por el Gobierno.

En este sentido, CSIF critica al Consistorio calagurritano por su gran irresponsabilidad al contravenir todos los protocolos de prevención frente a esta pandemia.

CSIF apela al sentido común y la prudencia del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Calahorra y le exige que elabore ya un protocolo de actuación específico para evitar situaciones de riesgo entre los empleados públicos del consistorio por la crisis del coronavirus, especialmente entre todos los componentes de la citada Brigada de obras que hayan tenido contacto con el compañero afectado. Estos trabajadores deberían permanecer aislados y con observación permanente o, al menos, deberían de realizarles la prueba del coronavirus para conocer su situación.