CSIF denuncia el cierre de la Policía Local de Nájera durante el pasado fin de semana
• La Corporación local era plenamente consciente de la existencia de las bajas estructurales y de los permisos de paternidad existentes desde hace más de quince días
14 de Octubre de 2019

(LOGROÑO, lunes, 14 de octubre de 2019)

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato con mayor representación en el Ayuntamiento de Nájera, denuncia que la Policía Local de Nájera ha permanecido cerrada las mañanas del sábado y domingo pasados, y que desde el viernes los turnos de tarde tan solo han tenido un efectivo cubriendo el servicio.

En concreto, la Policía Local no ha podido ofrecer, en ninguno de los casos, una patrulla que pudiera dar un servicio de urgencia al pueblo de Nájera; puesto que, por cuestiones protocolarias de seguridad, cuando un solo agente es quien presta el servicio, este debe permanecer en las dependencias policiales.

La Corporación local, en contra de las falsas acusaciones del Alcalde, el señor Jonás Olarte, era plenamente consciente de la existencia de las bajas estructurales y de los permisos por paternidad existentes, que iban a suponer una carencia del servicio.

Dicha corporación conocía esta circunstancia desde hace más de quince días, y no ha realizado actuación alguna con el fin de evitar esta previsible situación. Queriendo justificar lo injustificable, acusando a sus trabajadores de “chantajistas”. Mostrando, una vez más, una actitud negligente y temeraria, como ya viene manifestando durante todo el presente año, en el que ya son más de 30, los turnos que han quedado descubiertos o inoperativos, y dando lugar que la Policía haya tenido que permanecer totalmente cerrada hasta en cinco ocasiones, con el gran peligro que supone y la posibilidad de que pudiera acontecer algún hecho irreparable o de riesgo, de carácter evitable, bajo su responsabilidad civil y penal.

A esta situación de inseguridad se añade que Guardia Civil carecía también de patrulla en Nájera en algunos de los turnos mencionados, en los que Policía Local tampoco tenía servicio. Por lo que no hubo ni una sola patrulla de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la Ciudad que pudiera hacer frente a una emergencia o servicio alguno.

El señor Olarte, como máximo responsable de la seguridad en la localidad de Nájera, parece haber optado por mirar hacia otro lado ante estos hechos, e imponer su criterio unilateral, sin ofrecer solución alguna a esta problemática; y continúa su mandato sin mantener de forma permanente y efectiva, como así lo exige la ley, el servicio de emergencias de seguridad como es el de Policía Local.

En este sentido, el alcalde de Nájera contraviene la legislación al permitir que se genere un clima de riesgo e inseguridad entre la ciudadanía, un riesgo totalmente innecesario. Los najerenses esperan que su ayuntamiento les provea, al menos, de los servicios mínimos a los que la ley le obliga y que no se despilfarre el dinero de los contribuyentes en un servicio ineficiente; cosa que el Ayuntamiento de Nájera no está cumpliendo reiteradamente, al carecer del servicio de Policía Local de 24 horas.

Desde CSIF, consideramos que, en relación a la seguridad, no puede darse la posibilidad de anteponer el orgullo personal sobre la responsabilidad política, ante las evidencias de unas carencias estructurales y organizativas, y exigimos una solución inmediata a un grave problema que dura ya más de un año.