CSIF exige que policías, guardias civiles, funcionarios de prisiones y militares sean considerados personal de alto riesgo
• CSIF pide material de protección suficiente ya que empieza a escasear entre estos profesionales que están desempeñando una labor esencial en la lucha contra la pandemia y que arriesgan sus vidas todos los días
02 de Abril de 2020

LOGROÑO, jueves 2 de abril de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, exige que los miembros de Policías (Nacional y Local), Guardias Civiles, Bomberos, Funcionarios de Prisiones y Ejercito sean considerados como trabajadores de alto riesgo a los efectos de protección de su actividad diaria.

CSIF, que el pasado 16 de marzo ya realizó esta petición a nivel ministerial, no se explica como, en un escrito firmado el 30 de marzo por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y diversas organizaciones entre las que se encontraban los dos sindicatos mayoritarios, a todo este personal todavía se les considere personal de “baja probabilidad de exposición”, junto con bomberos, personal de salvamento o técnicos de transporte sanitario, entre otros de profesionales, y dentro de un grupo donde se encuentra el personal administrativo.

Para CSIF es inconcebible que dicho escrito lo hayan firmado responsables de riesgos laborales de la Administración, diversas asociaciones y organismos, y de los dos citados sindicatos, hace apenas unos días y cuando ya se había decretado la prorroga del estado de alarma.

Todavía es más incomprensible cuando hemos visto el riesgo de contagio al que están sometidos todos estos héroes de la lucha frente a la pandemia que nos asola.

En este sentido, CSIF tampoco comprende como tanto la Delegación del Gobierno en La Rioja como el Centro de Coordinación de Policías del Gobierno regional, tengan desabastecidos de material de protección a la Policía de nuestra comunidad autónoma, en especial los policías locales de muchos de nuestros municipios.

El material empieza a escasear entre estos profesionales que tienen que buscarse los equipos de protección por su cuenta. Aunque disponen de guantes, les resulta muy difícil conseguir mascarillas adecuadas, hidrogeles o gafas homologadas.

Esta situación no es por falta de previsión o porque no hayan solicitado reiteradamente el material, sino sencillamente porque el material del que disponían se les está agotando y desde la Administración de la que dependen nos se les proporciona por falta de existencias.

Resulta paradójico que esta situación la estén sufriendo los policías locales de Arnedo, entre otros municipios, cuando la población están volcados en fabricar batas para los sanitarios, pero sus policías no disponen de los EPI apropiados por falta de homologación. Y tampoco es culpa del alcalde que ha hecho todo lo posible para conseguir los equipos adecuados.

CSIF se pregunta dónde está todo ese material que ha comprado nuestro Gobierno y con qué criterio lo está distribuyendo.

Lo único cierto es que los datos sobre personas contagiadas y fallecidas a consecuencia del Covid-19 se han disparado, lo que sin duda aconseja y exige adoptar todas las medidas necesarias para proteger la salud de los trabajadores más expuestos y la del conjunto de la ciudadanía.

Entre ese personal “más expuesto”, con un gran peligro de contagio y esencial en esta crisis, se encuentran, sin duda, policías; guardias civiles; funcionarios de prisiones y militares, en tareas de vigilancia y desinfección. Para todos ellos CSIF exige la consideración de personal de alto riesgo y una protección eficaz y suficiente para que puedan seguir luchando en esta guerra frente al coronavirus.

Este sindicato apela a la responsabilidad de la ciudadanía para respetar las medidas de restricción de movilidad y subraya la profesionalidad de todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.