CSIF reclama a los grupos parlamentarios seguridad jurídica para evitar que los tribunales tumben los procesos selectivos
ACTUALIDAD|EMPLEO PÚBLICO
12 de Noviembre de 2021
  • Las administraciones siguen abusando de la temporalidad y generando situaciones injustas: reclamamos celeridad en la tramitación, equidad y seguridad jurídica

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, reclama a los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados que garanticen la seguridad jurídica en el proyecto de Ley sobre temporalidad para evitar que los tribunales tumben los procesos selectivos y ocasionen más perjuicios al personal temporal.

CSIF afronta la tramitación de esta norma con prudencia. No podemos hacer una valoración precisa hasta conocer el resultado de las enmiendas pactadas entre los diferentes grupos parlamentarios y el texto final de la norma.

Desde el respeto a la decisión que adopte el Parlamento, como no puede ser de otra manera, CSIF considera necesario aclarar los criterios para determinar que las plazas que hayan estado cubiertas durante más de cinco años (con anterioridad al 1 de enero de 2016) se cubran por el sistema de concurso. Hay que recordar que el Tribunal Supremo modificó su jurisprudencia y estableció que aquellos contratos temporales que excedan de los tres años se consideran abusivos.

Los grupos parlamentarios también deben aclarar si esta enmienda afecta a todas las plazas, o solo a aquellas que no han salido a oferta de empleo público.

Celeridad, equidad y seguridad jurídica

Las organizaciones sindicales afrontamos el problema de la temporalidad con un acuerdo firmado con el Ministerio de Función Pública el pasado 5 de julio; se trata de un acuerdo que pone las bases para afrontar este problema, donde por primera vez restringe y sanciona a las Administraciones que abusan de la temporalidad, valorando la experiencia adquirida y que contempla por primera vez indemnizaciones.

Por tanto, pedimos a los grupos que tramiten la norma con con seguridad jurídica, con celeridad y con equidad en el conjunto del Estado, teniendo en cuenta que esta cuestión también deberá ser regulada por parte de las comunidades autónomas.

La temporalidad se ha disparado al 32 por ciento, diez puntos por encima del sector privado y las administraciones siguen abusando y generando situaciones injustas. Ya estamos viendo por ejemplo cómo están despidiendo a miles de personas en la Sanidad que contrataron en su día por el Covid.

El texto que finalmente salga del Congreso debe ir en consonancia con nuestro marco legislativo, la directiva europea y la reiterada jurisprudencia sobre el acceso al empleo público. Debemos dar una solución a miles de personas que llevan años encadenando contratos temporales por la mala planificación en materia de recursos humanos de las distintas administraciones públicas.

En este sentido reclamamos a los grupos responsabilidad y sentido de Estado para que el futuro proyecto de Ley salga adelante con el máximo consenso posible, evitando que los tribunales la declaren inconstitucional y con ello, lejos de lograr el objetivo de acabar con la temporalidad, se genere mayor incertidumbre a los opositores.