CSIF-A denuncia que Salud Responde permite teletrabajar a su personal debido a reformas en sus instalaciones, pero no como medida preventiva anti Covid-19
ACTUALIDAD | EMPRESA PRIVADA
05 de Febrero de 2021
  • El Área de Empresa Privada del sindicato ve “incoherente” que la Junta aumente la modalidad no presencial entre su personal para frenar contagios y, en cambio, consienta que la concesionaria de este servicio esencial lo impida entre sus trabajadores y trabajadoras

CSIF Andalucía, sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia cada vez más creciente en el sector privado, ha denunciado que Salud Responde permite a su personal de gestión telefónica teletrabajar como consecuencia de la realización de reformas en sus instalaciones pero, sin embargo, no como medida preventiva para evitar la propagación del Sars CoV-2 en esta tercera ola de la pandemia de la Covid-19.

La coordinadora del Área de Empresa Privada de CSIF-A, María del Mar Gómez de Mercado, ha explicado este viernes que la empresa concesionaria del servicio de gestión telefónica de Salud Responde, Ilunion, ha comunicado al personal que actualmente se encuentra trabajando en la modalidad a distancia como consecuencia de unas obras que actualmente se realizan en la sede de dicho servicio, ubicada en Jaén, que dejarán de hacerlo cuando dichas actuaciones de reforma finalicen, lo que está previsto para mediados de febrero.

En concreto, desde el pasado mes de noviembre hay teletrabajando 119 empleados y empleadas que prestan el servicio de gestión telefónica de Salud Responde, del total de 373 que componen la plantilla --es decir, aproximadamente un tercio-- y que no podrán continuar haciéndolo a partir de la citada fecha, un extremo que CSIF rechaza de plano al entender que el teletrabajo supone “una medida preventiva anti Covid-19 en la actual situación de evolución de la pandemia”.

“Nos parece del todo incoherente que, cuando la Junta de Andalucía está incrementando el teletrabajo entre su personal, precisamente para combatir la expansión del virus, al personal de Salud Responde, que es un servicio básico que además lucha contra la Covid-19, no se le permita dicha posibilidad, cuando se trata de una cuestión de salud pública”, según ha argumentado el delegado sindical de CSIF en Salud Responde Jaén, Carlos Abellán.

Esta reivindicación se suma a la denuncia efectuada por CSIF el pasado mes de enero ante el “aluvión” de llamadas de la ciudadanía relacionadas con Covid-19 al teléfono Salud Responde, “cuyo personal está desbordado ante la pasividad, tanto de la empresa concesionaria como de la propia Junta de Andalucía”.

Rescate público del servicio
Ante todo ello, la responsable de Empresa Privada en CSIF-A apremia a la Consejería de Salud y Familias a que haga efectivo el compromiso que adquirió la viceconsejera, Catalina García, a finales del pasado mes de noviembre para establecer un calendario para el rescate público del servicio de gestión telefónica de Salud Responde y también del 061.

CSIF lamenta la “precariedad” de las condiciones laborales de ambos colectivos, “que se rigen por el convenio de telemarketing cuando su labor del día a día nada tiene que ver con dicho convenio” y ha recordado que el consejero de Salud y Familias de la Junta, Jesús Aguirre, adquirió hace más de un año en sede parlamentaria un compromiso para el rescate del servicio de gestión telefónica de Salud Responde y del 061.

Para CSIF “se trata de una reivindicación histórica” de los trabajadores de la empresa concesionaria, sobre la que además ya se aprobaron varias iniciativas parlamentarias en la Legislatura anterior, que fueron apoyadas precisamente por las fuerzas políticas que hoy sustentan el Ejecutivo andaluz.

La central sindical reclama el cumplimiento de dicho compromiso, “de manera que los trabajadores que prestan este servicio esencial tengan unas condiciones de trabajo dignas que ahora no tienen, con contratos de pocas horas en precario y pliegos de condiciones que no se cumplen”, ha señalado Gómez de Mercado, que ha subrayado que “incluso hay personal contratado desde 2007 a ocho horas semanales, algo que resulta del todo inadmisible”.