CSIF-A busca la unidad sindical y pactará movilizaciones ante la falta de recursos para una vuelta al cole con las máximas garantías
Educación
08 de Septiembre de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) Andalucía, primera fuerza sindical de la enseñanza pública en la comunidad andaluza, ha acordado con los sindicatos ANPE y UGT establecer un calendario de movilizaciones al considerar insuficientes los recursos materiales y humanos para una vuelta a las aulas con las máximas garantías de seguridad en el marco actual de pandemia. CSIF-A entiende que en las actuales circunstancias es esencial la unidad sindical.

CSIF Educación Andalucía ha apelado hasta el último momento a la vía del diálogo para que la Consejería de Educación y Deporte realice un mayor esfuerzo presupuestario para el arranque del curso 2020-2021, dadas las circunstancias de crisis sanitaria, de manera que se proceda a la contratación de más efectivos en los centros educativos andaluces de cara a un inicio de curso seguro y a una mayor inversión en medios materiales.

En este sentido, la presidenta del Sector de Educación de CSIF Andalucía, Elena García, ha explicado este martes que desde la organización no se baraja, por el momento y de cara al inicio de curso, una huelga, “por un principio de prudencia y porque no es el sentir de los docentes, que están ahora centrados en las tareas que les competen para comenzar las clases de la mejor manera posible, dadas las complicadas y atípicas circunstancias”.

“Los docentes quieren volver a sus aulas, sin duda, pero lo quieren hacer con todas las garantías de seguridad posibles”, ha indicado García, quien ha situado la seguridad de los docentes y la falta de medidas que aún no se han implementado por parte de la Administración como el “leitmotiv” de las acciones reivindicativas que emprenderá el sindicato conjuntamente con las otras dos organizaciones sindicales con las que comparte básicamente planteamiento al respecto.

No obstante, “CSIF Educación Andalucía no descarta, llegado el caso, endurecer sus movilizaciones y medidas de presión ante la Administración educativa, si lo considerase conveniente dependiendo del devenir de los acontecimientos, según ha precisado la responsable sindical.

García ha considerado que la Administración autonómica “debe dedicar más recursos para garantizar la vuelta a las aulas con la máxima seguridad y para llevar acabo más desdobles”, al tiempo que ha criticado que los efectivos adicionales se incorporen a las aulas coincidiendo también con la llegada del alumnado, en lugar de haberlo hecho a principios de septiembre.

CSIF, junto a ANPE y UGT, en el marco de la Intersindical, se encuentran en estos momentos cerrando un calendario inicial de movilizaciones conjuntas de cara al inicio de curso, al entender que los recursos que la Administración educativa ha puesto encima de la mesa no bastan para dar respuesta al colectivo docente y a la comunidad educativa en general para afrontar en la mejores condiciones la actividad educativa en el contexto que impone el SarS CoV-2.

La Consejería, por el momento, ha puesto sobre la mesa 800 efectivos adicionales a los inicialmente previstos --con lo que suponen 6.250 en total-- para hacer frente a las contingencias derivadas de la pandemia. Una cifra que desde CSIF se considera que aún no es suficiente, atendiendo a las dimensiones del sistema educativo público andaluz y a las dificultades que entraña la actual crisis sanitaria. Por lo que reclama más inversión al Ejecutivo andaluz.

Para CSIF Educación Andalucía “es primordial la seguridad y que se implementen todas aquellas medidas para garantizarla, a través de la inversión que sea necesaria”. Por ello, la central sindical va a pactar, junto a ANPE y UGT, una serie de movilizaciones con las que poner de manifiesto la situación en la que empieza el curso, reservándose incrementar las medidas de presión si así lo exige la evolución de los acontecimiento.