CSIF denuncia que en el último mes se han perdido llamadas a diario en Salud Responde
SALUD RESPONDE
07 de Enero de 2020
  • El sindicato lamenta que la empresa Ilunion se escuda en que es algo puntual, sin embargo todos los días hay varios minutos de espera y pérdida de llamadas
  • Para CSIF, la ampliación a jornada completa de los trabajadores y trabajadoras sería el primera paso para solucionar este problema endémico en Salud Responde

Jaén, 7 de enero de 2020

La sección sindical de CSIF en Salud Responde reitera su preocupación por la gran pérdida de llamadas que se pierden al día en Salud Responde. Hace más de un mes este sindicato denunció también en nota de prensa que se llegaron a perder casi mil llamadas en un solo día. Desde ese momento, cada día se han perdido llamadas, algunos días más otros menos, según manifiestan los propios trabajadores, y para CSIF es una situación insostenible.

“De hecho, tras la denuncia de CSIF, la empresa Ilunion que gestiona Salud Responde, se escudó en que esta situación era algo puntual, sin embargo, los trabajadores conocemos la realidad y vemos como se pierden llamadas y como la demora en las llamadas va en aumento llegando a estar hasta casi cuatro minutos en espera”, afirma Carlos Abellán, delegado sindical de CSIF en Salud Responde.

Es situación va íntimamente ligada a la precariedad laboral y la falta de personal de sala en Salud Responde. Esto es así porque la mayoría de los trabajadores y trabajadoras se encuentran contratados con una jornada inferior a la completa, por lo que no se hace frente a la cantidad de llamadas que se reciben, ya que no se cubren los puestos de trabajo y las horas adecuadas para ofrecer una calidad del servicio eficaz.

“Los empleados denunciamos, igual que los usuarios, que no se puede ofrecer un servicio de calidad con estas condiciones laborales y lamentamos profundamente esta situación que ya ha traspasado la línea roja y muchos trabajadores se dan de baja por el estrés laboral que se sufre durante las horas de trabajo. La gran afluencia de llamadas no permite ni gestionar las que se reciben, ya que cada llamada tiene un trámite posterior y a veces es casi imposible hacerlo”.

El estrés laboral repercute directamente en la actitud y en la vida personal de los trabajadores provocando problemas de insomnio, fatiga, ansiedad, consumo mayor de medicamentos, incluso llegar a una depresión diagnosticada.