CSIF critica los métodos de organización que Salud Responde “malutiliza” con sus trabajadores
SALUD RESPONDE | ACTUALIDAD
12 de Junio de 2019
  • El sindicato lamenta que la empresa organice los turnos de los empleados de tal forma que impide a los trabajadores disfrutar de los días libres que le podrían corresponder
  • La falta de personal repercute directamente en la salud de los empleados a la vez que en la calidad del servicio

Jaén, 12 de junio de 2019

CSIF Jaén denuncia una nueva situación de vulneración a los derechos de los trabajadores de la empresa Ilunion que gestiona el servicio público de Salud Responde. “Una vez más, los empleados y empleadas y, por consiguiente, la ciudadanía salen perjudicados por la nefasta gestión del servicio y por la mala disposición que realiza la empresa en los métodos de organización del trabajo.

En esta ocasión, Salud Responde ha presentado los cuadrantes del segundo semestre, cuadrantes que provocan un mayor estrés a los trabajadores. En este sentido, la empresa ha decidido organizar el horario laboral de tal forma que la jornada queda partida. Es decir, en lugar de tener una jornada de trabajo de ocho horas y tener el día siguiente de descanso, la empresa coloca dos turnos de cuatro horas en jornadas consecutivas. Con lo cual, los días de descanso se limitan a lo mínimo que establece el convenio, es decir, tres días libres en catorce días de trabajo. Esta situación provoca que el trabajador continúe acumulando el estrés por la situación límite de cantidad de llamadas y gestiones que se tienen que realizar y no le dé tiempo de descanso.

Asimismo, CSIF lamenta que trabajadores de sala, que tienen funciones de teleoperador y deberían de estar recogiendo llamadas, tengan que hacer otro tipo de funciones repercutiendo por un lado, en los usuarios que ven como día tras días tienen que esperar más para ser atendidos y, por otro, en sus condiciones laborales.

Del total de trabajadores que deberían de estar en sala recibiendo llamadas, unos son asignados a diario para realizar otro tipo de funciones que no les corresponde. Por un lado, algunos hacen tareas administrativas; por otro, tareas de formación y calidad, y por último, tareas establecidas directamente por la responsable del servicio.

CSIF exige que el personal de sala se mantenga en sala para recoger las llamadas de los usuarios y ofrecer un servicio de calidad y que la saturación de trabajo pueda ser reducida. Por otro lado, CSIF considera que si es necesario aumentar la plantilla en otros departamentos debería de hacerse acorde a las necesidades del servicio, pero no perjudicando al resto de empleados.

Ambas situaciones están provocando saturación de llamadas, incluso largas esperas o pérdida de llamadas; que no se pueda gestionar las tareas que llevan acarreadas las llamadas; bajas por estrés, y un alto riesgo psicosocial por la presión en el ambiente de trabajo, por lo que desde CSIF se exige que se ponga en valor el trabajo desarrollado y se realice una gestión y una organización del trabajo pensando en la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y en la calidad del servicio.