“La comida llega con retraso y mal aspecto al Neveral”
SANIDAD | HOSPITAL DOCTOR SAGAZ
08 de Noviembre de 2017
  • CSIF denuncia que cinco meses después del cierre de la cocina del Doctor Sagaz, no solo no ha mejorado el reparto, sino que además continúan los retrasos de forma habitual

Jaén, 7 de noviembre de 2017

CSIF Jaén sigue denunciando cada jueves a las puertas del Hospital Médico-Quirúrgico la situación de precariedad de la sanidad pública de Jaén y, más en concreto, la oposición al cierre de la cocina del Hospital Doctor Sagaz, por todos conocido como el Neveral. Hace más de un año que empezaron las concentraciones al decidir la Delegación de Salud de forma unilateral que trasladaría las cocinas al Hospital Neurotraumatológico y dejaría sin actividad las del Doctor Sagaz. Tras varias pruebas, fue hace unos cinco meses cuando se cerró de forma definitiva.

En este sentido, las pruebas se desarrollaron como un completo fracaso; retrasos, la comida seca y con mal aspecto, temperatura inadecuada de los distintos alimentos, bandejas desarmadas… Meses después, CSIF ha podido comprobar que los menús continúan llegando a deshoras, con un retraso inapropiado para los ingresados, y con las bandejas movidas.

Por otro lado, el sindicato CSIF critica a la Gerencia del Complejo Hospitalario de Jaén porque no mantiene el mínimo de personal que se estableció. “Ayer solo dos cocineros tuvieron que hacer la cena para dos hospitales, el Doctor Sagaz y el Neurotraumatológico. No decían la verdad cuando aseguraban que se reforzaría en personal, no solo no lo han hecho, sino que ha habido contratos que no se han renovado. Esto es insoportable”, detallan desde CSIF Sanidad en Jaén.

CSIF insta a la Delegación de Salud y a la Gerencia del Complejo a que pongan fin a esta precariedad para los enfermos y para los empleados. Ambos son los máximos perjudicados de esta situación, unos porque les llegan unos menús incomibles y los otros porque la saturación les impide realizar su trabajo con la calidad que ellos, como profesionales y responsables, quieren sacarlo adelante. “Como cada jueves, seguiremos gritando que la sanidad no se vende y que se reabra la cocina del Neveral”.