CSIF denuncia la precariedad laboral que sufren los trabajadores de Salud Responde desde su creación en 2003
• Casi el 40 % de los trabajadores del servicio tienen contratos de menos de 25 horas semanales
• La falta de personal provoca saturación a los empleados y esperas excesivas para los usuarios
29 de Marzo de 2017

CSIF Jaén denuncia la precariedad laboral de los trabajadores del servicio público de Salud Responde. El sindicato ya ha manifestado esta problemática en diversas ocasiones en los medios de comunicación y en la Inspección de Trabajo, sin embargo, esta situación, en lugar de solucionarse, se ha agravado. Casi el 40% de los trabajadores tienen contratos de menos de 25 horas semanales. Un vez más, CSIF critica la precariedad e inestabilidad que sufren los empleados, situación que atenta gravemente contra los derechos de los trabajadores que están ofreciendo un servicio público de la Junta de Andalucía.

Que no haya suficientes profesionales y que los que hay solo estén a media jornada o incluso menos horas está provocando estrés laboral y sobresaturación a los trabajadores, además de largas esperas telefónicas de los usuarios del servicio.

En este sentido, los usuarios tienen que esperar siempre antes de que el teléfono les sea cogido por los profesionales, ya que al no haber suficientes trabajadores no pueden hacer frente a la cantidad de llamadas que reciben en un mismo momento. “Salud Responde es un servicio de ayuda en la que, por ejemplo, se da cita para el médico, pero también para urgencias y no entendemos como seguimos siendo tratados como un servicio de call center sin importar la espera de los usuarios. Este problema se solucionaría contratando a la cantidad de personal necesario y aumentando a jornada completa a los ya contratados, sin embargo para la empresa esto es impensable”, declaran trabajadores de Salud Responde.

Para CSIF es incongruente que la Administración y la empresa que gestiona Salud Responde presuman de este servicio público, pero lo que ocultan es que funciona gracias a la profesionalidad de los trabajadores y a la precariedad laboral que sufren muchos de ellos desde su creación en 2003.

CSIF exige estabilidad para los trabajadores y la ampliación de la jornada laboral con el fin de ofrecer un servicio de calidad como lo requieren los ciudadanos.