CSIF denuncia que el desmantelamiento del Neveral se está produciendo desde hace más de 20 años
• La dejadez, la inoperancia de salas, el traslado de servicios y la falta de mantenimiento del edificio y mobiliario ha conseguido que un Hospital completamente autónomo haya pasado a ser un resquicio del Complejo Hospitalario de Jaén
23 de Marzo de 2017

Jaén, 23 de marzo de 2017

Desde la trasferencia de la Sanidad por parte del Gobierno Central a la Junta de Andalucía en 1989, el Hospital Doctor Sagaz, conocido por todos como Neveral, ha sufrido un continuo desmantelamiento hasta nuestros días, en los que CSIF, junto con otros sindicatos y trabajadores luchan contra el cierre de la cocina.

Desde ese primer momento, a finales de los 80, empieza a disminuir la actividad quirúrgica torácica trasladándose al Hospital Médico-Quirúrgico. “En ese momento era un Hospital autónomo, independiente de los otros dos de la capital, con todas las plantas de hospitalización abiertas, lavandería, personal de mantenimiento, contabilidad, es decir, contaba con cualquier departamento necesario de un hospital público”, señalan desde el Sector de Sanidad de CSIF Jaén.

Ya en los 90, tras el nacimiento del Servicio Andaluz de Salud y el comienzo de centralización de servicios, desaparecen servicios de la tercera planta (laboratorio, consultas de broncoscopias, despachos médicos, sala de electros) donde a día de hoy solo se encuentran los Rayos X. También la segunda planta se cierra en su totalidad, creándose posteriormente allí la Unidad de Cuidados de Enfermería y tras su cierre en 2010, Rehabilitación.

Se han cerrado camas, se han reducido plantillas, se han eliminado servicios médicos, también los servicios de costura, lavado y planchado de ropa, además de la falta de mantenimiento del edifico que sufre goteras, inundaciones, paredes caídas… El Hospital Doctor Sagaz ha sido un referente en el tratamiento y cura de enfermedades del tórax, cuenta con magníficas instalaciones y privilegiada situación, con servicios a nivel provincial como la Unidad del Sueño, Unidad del Dolor y enfermos pluripatológicos, y sin embargo, ha sido objeto de transformaciones que lejos de mantener y fomentar lo público no han ayudado a la estabilidad laboral de sus trabajadores ni la calidad asistencial que se ofrece.

Desde CSIF, seguiremos defendiendo los derechos de los empleados del Doctor Sagaz y denunciando el desmantelamiento progresivo de este edificio y de los servicios que se ofrecen allí. Ante esto, continuamos cada jueves movilizándonos con los trabajadores y trabajadoras del servicio de cocina que ven como, probablemente, este servicio sea el siguiente en desaparecer del Doctor Sagaz.