El empleo público andaluz sigue a niveles de 2008
22 de Enero de 2015

· Andalucía destruyó 43.300 empleos públicos desde el Plan de Ajuste de mayo de 2012 y 72.700 desde el inicio de los recortes a los Empleados Públicos

· Jaén baja de 100.000 parados gracias a la campaña de la aceituna

Jaén, 22 de enero de 2015

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, alerta del peligro que corren los Servicios Públicos esenciales en Andalucía si se mantiene la tónica de parálisis en la creación de empleo público y que ha situado éste en la Comunidad en los niveles que tenía en 2008, con cifras cercanas a los 525.000 Empleados Públicos y alejadas de los 597.000 Empleados Públicos con los que contaba Andalucía justo antes del inicio de los recortes en 2010.

A pesar del aumento en el último trimestre de 10.400 empleos públicos, Andalucía ha destruido desde el inicio en 2010 de los recortes a los empleados y a los Servicios Públicos un total de 72.700 empleos y desde la aprobación del Plan de Ajuste de la Junta de Andalucía en mayo de 2012 un total de 43.300, según los datos de la EPA analizados por CSIF Andalucía, que alerta de la eventualidad y la temporalidad de las contrataciones de los dos últimos trimestres.

Con estos datos, CSIF alerta del peligro que sufren los Servicios Públicos esenciales en Andalucía, dado el grave déficit de personal que sufren la Sanidad, la Enseñanza, la Justicia o la Dependencia en Andalucía y que son sufridos ya por la ciudadanía, como en los recientes colapsos de los servicios de Urgencia o en la saturación que viven los juzgados andaluces.

En cuanto al empleo privado, Jaén baja de los 100.000 parados, pero CSIF alerta de la temporalidad y de que una vez más, sea la campaña de la aceituna la única capaz de generar empleo. Además, pide medidas eficaces para acabar con el paro y la convocatoria de una nueva y eficaz Concertación Social, con más fuerzas sociales, económicas y sindicales, entre las que debe encontrarse CSIF Andalucía.

CSIF, bajo la responsabilidad de ser la primera fuerza de la Función Pública andaluza, exige la convocatoria de las suficientes ofertas de empleo público que pongan fin a este drama que en cuanto a número de efectivo sufre la Administración andaluza. El problema del personal comienza a tener sus consecuencias sobre la calidad asistencial y de atención a los ciudadanos, con un mayor ratio de alumnos por aula, contratos al 33% en la Sanidad, mayor colapso en la Justicia o falta de personal en la ayuda a la Dependencia.