CSI·F PIDE QUE LOS RECORTES LLEGUEN A LOS POLÍTICOS
13 de Noviembre de 2012
20121107131308-123.jpg

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) apoya suprimir el sueldo de los diputados de Castilla-La Mancha y que los políticos empiecen a sufrir los recortes que afectan desde hace años a ciudadanos, trabajadores y empleados públicos. También estima conveniente reducir el número de diputados y suprimir las comisiones parlamentarias con escasa actividad.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) valora y apoya la iniciativa para suprimir, a partir del 1 de enero de 2013, el sueldo de los diputados de Castilla-La Mancha. El sindicato independiente considera que la “casta política” no puede quedar fuera de los recortes que afectan a todos los ciudadanos y, en especial, a parados y empleados públicos.

CSI·F señala que los diputados no quedarán, ni mucho menos, desamparados: algunos seguirán con sus retribuciones intactas, otros seguirán cobrando por otros cargos que ostentan, consejeros, alcaldes, etc, etc. y todos, además, cobrarán dietas, indemnizaciones por gastos derivados de sus funciones representativas y, aquellos que no tengan dedicación exclusiva, percibirán asistencias por la concurrencia efectiva a las sesiones de los órganos colegiados de los que formen parte. No hemos de preocuparnos por ellos, lo tienen resuelto.

Para CSI·F resulta lógico que sólo tengan derecho a percibir un sueldo cuando desarrollen sus responsabilidades parlamentarias en régimen de dedicación exclusiva y que la percepción del mismo sea incompatible con la de otras retribuciones derivadas "de cualquier tipo de actividad laboral o profesional, pública o privada".

CSI·F considera que los ciudadanos y los trabajadores están de acuerdo con las propuestas para reducir el número de políticos, sus suculentas retribuciones y cuantos privilegios les diferencian y apartan del resto de la sociedad; sobre todo si en la situación actual puede lograrse el ahorro del millón de euros que se propone con esta medida.

CSI·F rechaza las quejas de algunos partidos políticos, sus amenazas de ir al Constitucional y sus fútiles excusas de que recortar las retribuciones de los políticos suponen un ataque al sistema democrático o dificultar la labor de control al gobierno; estás explicaciones resultan ofensivas para quiénes sufrimos estas injusticias. Por el contrario, el sindicato señala que estas medidas suponen más transparencia y más democracia.