CSIF Andalucía exige a la Junta que compruebe si se usan mascarillas con grafeno en sus centros de trabajo y que, en su caso, se retiren de forma inmediata
ACTUALIDAD |SEGURIDAD Y SALUD
16 de Abril de 2021
  • El Sector de Sanidad del sindicato ya solicitó esta semana la inspección de los centros sanitarios públicos con este fin, después de detectar su utilización en los distrito Sevilla y Aljarafe de Atención Primaria
  • La central sindical reclama información y transparencia por parte de la Administración autonómica a los comités de Seguridad y Salud Laboral, así como la realización de reconocimientos médicos a los trabajadores y trabajadoras que las hayan usado

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) Andalucía, primer sindicato de la Administración pública y con presencia creciente en el sector privado, ha reclamado a la Junta de Andalucía la inspección de los distintos centros de trabajo que dependen de ella para comprobar si se están utilizando mascarillas con grafeno y, en tal caso, ha exigido su retirada preventiva inmediata. De hecho, el Sector de Sanidad de CSIF-A ha detectado el uso de este tipo de material en los distritos sanitarios Sevilla y Aljarafe, tras lo que ha reclamado al Servicio Andaluz de Salud que tome medidas al respecto.

En un escrito remitido a la secretaria general para la Administración Pública, Ana María Vielba Gómez, la secretaria de Seguridad y Salud de CSIF-A, Pilar González, ha recordado que otras comunidades, como Castilla y León, País Vasco y la Comunidad de Madrid han ordenado ya el cese inmediato del uso de equipos de protección individual que contengan este material, que tiene capacidad de atravesar la barrera celular, convirtiéndose en una sustancia tóxica cuya inhalación puede ocasionar lesiones pulmonares.

“Todo ello, supone un elevado riesgo tóxico para la salud de los profesionales, incumpliendo así con el artículo 14 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, en lo referente a garantizar la seguridad y salud de los trabajadores en todos los aspectos relacionados con el trabajo, y Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual (EPI)”, argumenta CSIF.

La representante sindical subraya, además, que “es la Administración andaluza la encargada de la dotación a los trabajadores y trabajadoras de las distintas administraciones dependientes de la misma, tanto de mascarillas como del resto de elementos destinados a garantizar las medidas de protección e higiene derivadas de la actual situación de pandemia por COVID-19”.

En concreto, CSIF Andalucía pide que se proceda a la inspección en los distintos centros de trabajo de las consejerías y administraciones a las que se haya dotado de mascarillas, para comprobar si se estuvieran utilizando mascarillas que contengan grafeno en su composición (ya sean quirúrgicas o FFP2), así como, en su caso, su retirada total e inmediata, así como la eliminación de existencias en los almacenes centrales y de los distintos centros.

Igualmente, CSIF demanda que se informe adecuadamente y con transparencia a los Comités de Seguridad y Salud Laboral sobre los riesgos reales demostrados, centros donde se ha distribuido, marca y tipo de mascarilla por la que se ha sustituido, así como sobre los estudios que vayan a llevarse a cabo y sus conclusiones.

Además, la central sindical reclama que se realicen reconocimientos médicos a todas las personas trabajadoras que hayan hecho uso de estas mascarillas, con una escrupulosa valoración del aparato respiratorio.