CSIF alerta de que el aumento de la presión sanitaria durante la pandemia ha sido caldo de cultivo para las agresiones a los profesionales
• El sindicato pide tolerancia cero frente a las más de 80 agresiones que los trabajadores del sistema sanitario onubense han sufrido desde el inicio de la crisis de la Covid-19
• En el Día Europeo contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, el sindicato anima a los profesionales a denunciar este tipo de comportamientos y en especial la “teleagresión”, que ha crecido durante los meses de pandemia
12 de Marzo de 2021

El sector de Sanidad del sindicato CSIF ha exigido “tolerancia cero” frente a las agresiones que sufren los profesionales del sistema sanitario y que en 2020 fueron un total de 84 en la provincia de Huelva, el 87% de las cuales fueron verbales (en concreto 73), según datos del propio Servicio Andaluz de Salud.

Con motivo de la celebración este viernes, 12 de marzo, del Día Europeo contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, la central sindical ha querido hacer hincapié especialmente en las agresiones verbales que ocurren diariamente por teléfono, que ha sido la vía preferente de comunicación por las restricciones derivadas de la Covid-19.

Desde CSIF se ha recordado cómo “los aplausos generalizados y los homenajes al personal sanitario de hospitales y centros de salud destacaron durante la primera ola de la pandemia, aunque con el paso del tiempo los reconocimientos sociales se han transformado desgraciadamente, en ocasiones, en agresiones hacia estos profesionales por parte de usuarios descontentos con la atención prestada, especialmente en los centros de salud y en las urgencias hospitalarias”.

Como consecuencia de la pandemia, “el aumento de los contagios, la presión hospitalaria, la situación de la Atención Primaria, con gran déficit de medios humanos, la crispación y la incertidumbre, en muchas ocasiones, han sido caldo de cultivo para este tipo de agresiones”, según CSIF.

En concreto, se trata de situaciones de malos modos, insultos y trato degradante hacia los profesionales que se producen por teléfono y que, precisamente por eso, en muchas ocasiones no son percibidas por el trabajador o trabajadora como una agresión, cuando en realidad lo son, explica CSIF. “Estas teleagresiones, si no se declaran, no se registran, y por lo tanto, no se pueden adoptar medidas para evitar que sucedan. De ahí la importancia de que los profesionales denuncien este tipo de conductas”.

Campaña para denunciar las agresiones

Precisamente hace un mes, CSIF lanzó una campaña bajo el lema “Ante una agresión verbal, HABLA”, para animar a los profesionales del sistema sanitario a comunicar las agresiones verbales que sufren y cuya declaración se ha reducido considerablemente durante 2020, “no porque no se hayan producido, sino porque los profesionales no las han denunciado”.

A través de dicha campaña, los delegados y las delegadas de CSIF prevén repartir más de 1.000 carpetas en los centros del sistema sanitario público de toda la provincia de Huelva -con documentación sobre los pasos para efectuar una denuncia tras sufrir una agresión-, así como formar y orientar al personal del SAS en este ámbito.

Por otro lado, hace justo un año el sindicato dirigió una petición a la Administración para para modificar la Ley de Salud Pública de Andalucía con el objetivo de adecuar el régimen sancionador establecido ante casos de agresiones a los empleados públicos para que sirva de medida disuasoria frente a conductas de este tipo”. Desde entonces, CSIF no ha recibido respuesta de la Junta a esta iniciativa, que pretende que “todas las infracciones sean explícitamente expresadas”, de forma que no existan márgenes de interpretación para que alguna de las conductas de este tipo queden sin sancionar.

Igualmente, los insultos y las faltas de respeto, que actualmente no están incluidos como infracciones muy graves, quedarían recogidos en el régimen sancionador según la propuesta de CSIF.