CSIF advierte de la masificación de los servicios municipales por falta de personal
• El sindicato cree insuficiente que en una ciudad de más de 150.000 habitantes haya menos de mil trabajadores municipales para atender todos los servicios
• Servicios Sociales es uno de los más afectados por la escasez de trabajadores
02 de Octubre de 2018

El sindicato CSIF ha alertado de la falta de personal en varios servicios municipales del Ayuntamiento de Huelva. En este sentido, considera que para una ciudad de más de 150.000 habitantes no son suficientes los 900 empleados públicos actuales para atender todos los servicios que se prestan desde el consistorio. En concreto, Servicios Sociales es uno de los más afectados. CSIF asegura que en los centros sociales, con una creciente demanda de atención de usuarios, faltan psicólogos y trabajadores sociales ya que no se cubren las plazas; por ese motivo, “muchos servicios quedan descubiertos y no se puede atender a los ciudadanos, muchos de ellos en casos de extrema necesidad, en las mejores condiciones”.

Se trata de un servicio que gestiona la Ley de Dependencia, la ayuda a domicilio, la inserción de menores, programas de tratamiento familiar e incluso la renta mínima de inserción social. Además, el sindicato señala la carencia de ordenanzas en los centros sociales para poder atender al público. Como ejemplo, el sindicato cita al centro de Los Rosales y asegura que “ésta es una reivindicación que llevamos trasladando al consistorio desde hace años”.

En el servicio municipal de Deportes la situación se repite. Sería necesaria una plantilla con más monitores y personal de mantenimiento para poder mantener la oferta de actividades y garantizar el buen estado de todas las instalaciones. La escasez de plantilla es generalizada también en Urbanismo, Cultura, Empleo, y Movilidad, Tráfico, áreas administrativas, policías y bomberos, por lo que los trabajadores están cada vez más saturados y los servicios masificados. Existe menos personal y cada vez son más los usuarios que demandan estos servicios municipales.

El motivo -explica CSIF- es “la merma de las plantillas como consecuencia de las jubilaciones, que no se han cubierto, las plazas perdidas por haberse amortizado y la nula oferta de empleo público por el plan de ajuste municipal y los propios Presupuestos Generales del Estado”. A esto se suman las bajas del personal que, al no poder cubrirse, dejan algunos servicios con un solo trabajador en atención al ciudadano, como es el caso de Movilidad y Tráfico.

Las consecuencias de la falta de empleados públicos, además de la merma en la calidad del servicio, pasan también por la dificultad a la hora de configurar los cuadrantes de trabajo para cubrir todos los turnos. “El personal tiene que ajustarse al máximo y existen enormes dificultades para la conciliación de la vida laboral y familiar”, lamenta CSIF.

La solución pasa, a juicio de la central sindical, por establecer una adecuada organización municipal a través de una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) y una Valoración de Puestos de Trabajo (VPT) que permitan saber con exactitud las funciones de la actual plantilla y la necesidad real de personal en cada uno de los servicios. CSIF recuerda que no se hace VPT ni RPT (esenciales para el funcionamiento del Ayuntamiento y la organización de la plantilla) desde el año 1997 y por este motivo viene reclamándolo a los diferentes equipos de Gobierno.

Funciones superiores

Por otra parte, CSIF insiste en que existen trabajadores en la plantilla que están desempeñando funciones que no se corresponden con su puesto de trabajo. La escasa oferta de empleo y la no cobertura de las jubilaciones han provocado que algunos empleados municipales tengan que asumir labores que no se ajustan a su categoría profesional y, además, sin ser remuneradas. Este derecho, que recoge el propio Ayuntamiento, no se reconoce desde hace años. Sin embargo, la Junta de Gobierno Local sí ha accedido -según CSIF- a abonar “unas cantidades adicionales sólo a algunos trabajadores” para que realicen funciones superiores a las de sus puestos de trabajo.

Eso es precisamente lo que reclama la central sindical; un reconocimiento para todos los empleados públicos, sin distinción, que están realizando labores que no se corresponden con su puesto y que, de forma evidente, “están ejerciendo más responsabilidades y asumiendo funciones de una categoría laboral superior”.