CSIF reclama medidas urgentes al SAS ante una nueva agresión en el centro de Salud de Los Rosales
El sindicato lamenta que desde la dirección del Distrito Sanitario no se tomen medidas urgentes ante esta situación

El sindicato CSIF ha denunciado una nueva agresión sufrida por un trabajador de la Sanidad mientras realizaba sus funciones en el centro de Salud de Los Rosales de la capital y ha reclamado “medidas de seguridad urgentes” para evitar las agresiones que se dan los centros dependientes del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de la Junta de Andalucía.

En este caso, un trabajador de este centro, que responde a las iniciales J.C.D.V., ha sido agredido verbal y físicamente (con parte de lesiones), en la tarde del día 21 de diciembre, cuando se encontraba realizando su jornada laboral. Según conocemos desde el sindicato, el trabajador activó el protocolo de agresiones del SAS y llamó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado quienes levantaron atestado de la agresión.

Desde CSIF denunciamos que “es lamentable que la Dirección Gerencia del Distrito Sanitario Huelva-Costa y Condado-Campiña no tome las medidas, para que estos hechos no tengan que ser noticia y se niegue a dotar al centro de un vigilante de seguridad por las horas que permanece abierto”, como se viene pidiendo tanto desde la Junta de Personal como en reiteradas ocasiones por este sindicato.

En esta línea, cabe recordar a la Dirección Gerencia del Distrito Huelva-Costa y Condado-Campiña, “que tiene antecedentes de agresiones a trabajadores de su Distrito --centro de salud de Lepe-- como para que se tome en serio de una vez por todas la vigilancia de los centro sanitarios en los que las agresiones, en cualquiera de sus formas”. Se añade que, estas agresiones, “han pasado a ser aceptadas por los trabajadores como parte indeseada de su trabajo”.

CSIF considera que la vigilancia de los centros de salud es necesaria como medida directa ante las agresiones al personal sanitario y de gestión, tanto por el bien y la seguridad de estos como por la de los usuarios y que “no se pueden excusar en la falta de presupuestos”.

Según los datos que maneja esta central sindical, el año pasado se registraron en la provincia de Huelva cerca de un centenar de denuncias de agresión por parte de los profesionales, físicas y verbales: como gritos, amenazas o insultos. Esta cifra, a juicio de CSIF, no sólo es “alarmante” sino que son el reflejo “del verdadero problema de falta de personal y de recursos en la sanidad pública, que demora aún más las citas, alarga las listas de espera y reduce el tiempo de atención al paciente que, en ocasiones, se deja llevar por la desesperación y proyecta su frustración en los trabajadores, que son los que los atienden y dan la cara”, tal y como explica el responsable provincial de Sanidad del sindicato, César Cercadillo.