Manifiesto de CSI-F en contra de la ley de empleo público de la junta de comunicades de Castilla la Mancha
11 de Marzo de 2011

Tras un intenso trabajo realizado para intentar sacar adelante una adecuada ley de empleo público, se cerró su negociación con la abstención de CSI.F al considerar que una parte importante de nuestras reivindicaciones y propuestas no eran tenidas en cuenta.


No obstante, fieles a nuestro compromiso con el empleo público y sus trabajadores, mantuvimos nuestras expectativas de introducirlas a través de propuestas realizadas al consejo consultivo, el consejo económico y social y los partidos políticos presentes en nuestro parlamento regional. Bien es cierto que el PSOE ni siquiera se ha dignado responder a nuestra solicitud de reunión para conocer de primera mano nuestras propuestas, lo que es un mal síntoma democrático de quienes deberían anteponer, sus prejuicios sindicales con el sindicato mayoritario en la función pública, al interés por conocer las inquietudes y propuestas de los empleados públicos a los que representamos.
Por eso no hemos visto obligados a concentrarnos hoy, en el día en que nuestros diputados debaten sobre una ley que nos afecta de una manera sustancial –y que sin embargo no altera el régimen de privilegios de los altos cargos y que nos condicionara en el futuro-, con el ánimo de intentar, en un último esfuerzo, poner un poco de cordura, iluminarles y conseguir introducir algunos cambios antes de que sea demasiado tarde.
Es tiempo de recordar como siempre han mirado en primer lugar por sus intereses, con subidas retributivas muy por encima de las que el resto de empleados públicos recibíamos.
Así mismo vemos como año tras año el presupuesto de la JCCM contempla la consolidación con carácter vitalicio del complemento de nivel para aquellos funcionarios que hayan sido altos cargos durante dos años.
Ya estamos hartos del desprestigio de la función pública al que nos han llevado los políticos, a los recortes salariales aplicados por los distintos gobiernos sobre las retribuciones básicas en mayo de 2010 y sobre las retribuciones complementarias de los empleados públicos de la JCCM en junio de 2010, mientras comprobamos como no renuncian a sus privilegios.
Además a las preocupantes noticias del enorme endeudamiento de nuestra Administración Regional, asistimos a una preocupante falta de personal que no se sustituye en servicios esenciales por la falta de recursos, ante lo cual lanzamos una pregunta ¿Puede este gobierno manirroto garantizar nuestras nóminas en un futuro?
No son excesivas nuestras reivindicaciones, y sin embargo pueden condicionar nuestro futuro de manera importante, por eso desde los aledaños del parlamento regional, pedimos, exigimos, reclamamos de quienes tienen en su mano llevarlas a efecto que nos escuchen y se hagan valedores del respeto que algunos piden, pero que hay que ganarse con hechos, y no palabras o gestos para la galería.



Por eso, volvemos a plantearles las propuestas que algunos conocen y otros tendrían la obligación de conocer:
1.- Ámbito de aplicación de la Ley por igual a todos los empleados públicos de esta administración
2.- Aplicación homogénea a todos los empleados públicos de los permisos y las sanciones disciplinarias, sin diferencias entre personal funcionario y laboral.
3.- Eliminación de la Libre designación arbitraria para puestos de carácter eminentemente técnico y administrativo, como las Jefaturas de Unidades Administrativas y Directores de Centros.
4.- Eliminación de la figura del Personal Directivo Profesional que únicamente sirve para crear puestos de confianza, a los que no pueden acceder mediante un procedimiento basado en la igualdad, merito, capacidad y publicidad, aquellos empleados públicos que cumpliesen los requisitos de superior dirección pública.
5.- Mantenimiento del régimen jurídico de los funcionarios de los Cuerpos Superior y Técnico de Sanitarios Locales a extinguir (Creados en la Disposición Adicional cuarta).
6.- Establecimiento y concreción de la carrera profesional como núcleo esencial que es, tanto del EBEP, como del desarrollo de esta Ley, fijando los elementos necesarios y fundamentales de la misma, sin perjuicio de su desarrollo reglamentario, articulando un sistema de grados y categorías de ascenso, estableciendo sus remuneraciones tal y conforme establece el artículo 17 del EBEP que ha considerado esencial el Consejo Consultivo en su informe. No debiendo dejarse tan amplio margen de actuación a un “desarrollo posterior”. Concretando los tramos, así como el tiempo necesario para permanecer en cada intervalo y solicitar el siguiente, y sus correspondientes retribuciones o su remisión a la oportuna ley de presupuestos para que así se haga.
7.- Integración en el grupo B del cuerpo administrativo informático.
8.- Creación de un cuerpo de Administración General integrado en el grupo B, manteniendo el cuerpo ejecutivo en el grupo C1, siendo el nuevo grupo B de Administración General que se creara una posibilidad de promoción para el cuerpo ejecutivo según se explica en el siguiente punto.
9.- Habilitación o certificación de la administración para que todos aquellos que posean la titulación requerida para grupos superiores o que vengan realizando las mismas funciones durante un tiempo, para suplir la titulación exigida a ese grupo superior por los años de servicio prestados y sean integrados en los mismos.
10.- Movilidad entre distintos cuerpos independientemente del cuerpo o área funcional de acceso, cuando se esté adscrito definitivamente a uno distinto al de acceso en el momento de entrada en vigor de la ley, puesto que la titulación de acceso le habilita para el desarrollo de ese trabajo, independientemente del área funcional que posteriormente pudiera tener con motivo de su movilidad a través de los correspondientes concursos.
11.- Eliminación de los complementos vitalicios para altos cargos, desde el momento de promulgación de la ley y que lo disfruten o pudieran disfrutar de ellos.