La arbitrariedad de la Delegación Provincial obliga a los docentes a asistir este lunes a los centros de Guadalajara
-CSIF señala que la Administración, en lugar de optar por el teletrabajo, impone a los maestros y profesores la presencialidad a pesar de no haber clases lectivas

04 de Diciembre de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lamenta la decisión de la Delegación Provincial de Educación de Guadalajara de obligar a los docentes a asistir este lunes de manera presencial a los centros educativos a pesar de no impartirse clases lectivas, una medida que afecta a diversas localidades como Guadalajara capital, Yunquera o Alovera, lo que supone un 40% del profesorado total de la provincia.

CSIF considera esta medida un “mal gesto”, tal y como lo califica el presidente del Sector de Educación del sindicato en Castilla-La Mancha, José Antonio Ranz, ya que “además supone no sólo un agravio comparativo con el resto de docentes de la región, sino también con los del resto de la provincia, ya que hay localidades en las que sí tienen que acudir y otros que no”.

Para la Central Sindical, no se trata sólo de incidir en el teletrabajo cuando es pertinente, sino en el ahorro económico que supone no abrir un centro en relación a los gastos energéticos de calefacción en una “nefasta gestión” del calendario lectivo.

CSIF ya había pedido explicaciones a la Delegación Provincial sobre la resolución del calendario escolar de Guadalajara, que mantiene que la sustitución de días festivos afectará únicamente al alumnado; en este caso el cambio del 8 de septiembre, festividad de la Virgen de la Antigua antes del comienzo del curso escolar, al 7 de diciembre. La pasividad de la Delegación ha provocado la apertura de prácticamente la mitad de los centros de la provincia (aquellos en los que los se celebraba esta festividad) cuando se podría haber optado por el trabajo a distancia.

Ranz incide en que “no se trata de que los profesores tengan fiesta, se trata de que ni siquiera se opta por el teletrabajo en una clara incongruencia tanto para frenar el riesgo de contagio de coronavirus como para optar por las medidas más eficientes. Más teniendo en cuenta que el teletrabajo es una práctica habitual en la Administración en general y en las reuniones de la Consejería de Educación y Delegaciones provinciales en particular”.