CSIF lucha por la implantación de la carrera profesional docente
-Esta medida beneficiaría a 3.500 docentes de la provincia de Guadalajara
27 de Noviembre de 2018

El reconocimiento de la carrera profesional en el ámbito docente es una de las reivindicaciones más importantes que lleva a cabo la Central Sindical Independiente (CSIF), ya que considera primordial dar este paso para dignificar su labor y reconocer el mérito de este colectivo.

CSIF propone una evaluación, objetiva y profesional coordinada por el Ministerio de Educación, en el seno de una carrera profesional. Esta carrera profesional beneficiaría a casi 3.500 docentes de la provincia de Guadalajara.

El sindicato, que ha logrado una sentencia favorable sobre el reconocimiento de la carrera profesional en el Sistema de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), considera que el Gobierno regional “debe apostar también por la mejora constante de la labor docente, y para ello es imprescindible instaurar la trayectoria profesional como elemento motivacional: ya que favorece la estabilidad de las plantillas, mejora la calidad de la enseñanza y favorece económicamente a los docentes”, señalaba el presidente de CSIF Educación Castilla-La Mancha, José Antonio Ranz, en la rueda de prensa celebrada en Guadalajara. Además está ya implantada en Comunidades Autónomas como Asturias y La Rioja.

Esta medida permitiría acabar con las diferencias salariales que tienen los docentes de Castilla-La Mancha respecto a los de otras comunidades autónomas. Un profesor de Secundaria con 30 años de servicio cobra al año 4.560 euros menos en nuestra región que en el País Vasco, mientras que un profesor de Formación Profesional que accede por primera vez a un puesto de trabajo en la educación pública percibe 450 euros menos al año en nuestra región que en la comunidad vasca, “una brecha incomprensible ante un trabajo exactamente igual para un cuerpo de funcionarios que es estatal”.

El problema salarial que han arrastrado los empleados públicos, y particularmente los docentes, fue el acuerdo autonómico que se firmó en febrero de 2016 entre el Gobierno regional con CCOO, UGT y Anpe, ya que sólo supondrá una subida del 0,5% para el próximo enero. Tal acuerdo fue indigno porque los docentes de Castilla-La Mancha hemos perdido más de un 20% desde 2010” por la reducción salarial de los gobiernos nacionales y autonómicos. CSIF considera que “la carrera profesional como medio para reconocer los esfuerzos de los docentes durante todos los años de la crisis: subida de horas lectivas, aumento de ratios y de tareas burocráticas”. Asimismo, la Central Sindical incidía en que “en marzo logramos un acuerdo con el Ministerio de Hacienda para empezar a recuperar la senda de lo perdido, lo firmamos CCOO, UGT y CSIF, los únicos sindicatos con representación a nivel nacional. Así, ya desde octubre cobramos de forma retroactiva los atrasos de enero a junio del 1,5%, así como la subida hasta el 1,75% desde julio. El próximo año se subirá entre un 2,25% y un 2,50% dependiendo de los datos del PIB, y en 2020 entre un 2% y un 3,55%”. Y es que “subir el salario a los docentes es reconocer el increíble trabajo que realizan día a día”, explicaba Ranz.

Por ello CSIF reclama la carrera profesional docente que premie al que se esfuerza, al que participa, al que se involucra y hace suyo el centro educativo, más allá de sus funciones o responsabilidades.

MÁS REIVINDICACIONES RELACIONADAS CON LAS CONDICIONES LABORALES.
CSIF ha anunciado que se personará como acusación particular ante cualquier caso de agresión que sufran los empleados públicos de la región. “Nosotros no hablamos, sino que actuamos. Hay que acabar con el clima de violencia que se están dando en muchos centros educativos, y no sólo nos personamos como acusación sino que pedimos al Ejecutivo regional el desarrollo de la Ley de Autoridad del Profesorado”, señalaba el responsable provincial de CSIF Educación en Guadalajara, Daniel González.

Asimismo, la Central Sindical insiste en la necesidad de bajar las ratios de alumnos y el horario lectivo, la prórroga de los contratos a los interinos en verano, un nuevo modelo de Formación Profesional encaminado al mundo laboral, el aumento de las plantillas docentes, el cuidado de la escuela rural, un acuerdo real de itinerancias y un nuevo modelo de bilingüismo (el actual perjudica las condiciones laborales de los profesores), “reivindicaciones por las que luchamos por ellas para conseguir una educación pública de calidad”, subrayaba González.