Justicia: Registro civil y bajas laborales por enfermedad
06 de Mayo de 2013

CSI·F PRESENTA UNA PROPUESTA ALTERNATIVA AL PROYECTO GALLARDÓN PARA LOS REGISTROS CIVILES.

Tras la Asamblea de Registradores de Zaragoza queda claro que el proyecto de Gallardón para el Registro civil está en el aire. Como es sabido, el Ministerio de Justicia ha asegurado que la asunción de las funciones del Registro civil no va a suponer coste adicional alguno para los ciudadanos. CSIF, desde el primer momento ha mantenido sus dudas sobre esa afirmación, pero después de los acuerdos adoptados por los Registradores en Zaragoza queda claro que le modelo de Gallardón es inviable.

Los Registradores de la Propiedad han rechazado hacerse con el Registro civil mientras no se establezca en la ley “sin ambigüedades” que el coste del servicio será financiado directamente por los usuarios. Asimismo, han pedido al Ministerio que el nuevo Registro civil sea el resultado de un amplio consenso social algo que CSIF viene reclamando desde que se conoció el proyecto del Ministerio.

En aras de fomentar ese consenso y desde la apuesta de CSIF por la modernización de la Administración Pública en general y, en este caso, del Registro civil, hemos presentado una propuesta de reforma del Registro civil basada en los siguientes principios:

Un Registro civil a cargo de funcionarios de Justicia: no se puede tirar por la borda la formación y experiencia de los funcionarios de Justicia en materia de Registro civil como sus capacidades potenciales.

CSIFapuesta por el mantenimiento de los puestos de trabajo del Registro civil, el análisis de las cargas de trabajo y la elaboración de relaciones de puestos de trabajo que permitan modernizar la estructura y funcionamiento de este servicio público reconociendo y retribuyendo adecuadamente el trabajo que efectivamente realizan los funcionarios en la tramitación de solicitudes y expedientes.

2º Un Registro civil único en su estructura pero descentralizado en su funcionamiento, centrado en las personas, informatizado e interconectado: se debe hacer un esfuerzo inversor en materia de nuevas tecnologías. Es vital la implementación de un programa de gestión del Registro civil eficaz, sencillo en su uso y, sobre todo, común a todos los Registros civiles. Un programa que permita el acceso seguro y controlado a los datos del Registro civil.

Invertir nunca se puede identificar con gastar y más cuando en los últimos años se ha dilapidado el dinero en mega-obras de una utilidad pública más que discutible.

Por otro lado, el Registro civil debe estar centrado en las personas y no tanto en los hechos registrales.

Además, es necesario mantener la cercanía al ciudadano cosa que no se puede confiar sólo a las nuevas tecnologías. Es necesario mantener las oficinas de Registro civil próximas al ciudadano.

3º Un Registro civil dependiente del Ministerio de Justicia a través de la DGRNque permita la unificación de criterios en la aplicación de la normativa del Registro civil.

CSIF invita al Ministerio de Justicia a sentarse en la mesa de negociación sobre la base de esta propuesta.

CSI·F DENUNCIA EL EMBROLLO EN EL QUE SE VA A CONVERTIR EL RÉGIMEN DE BAJAS EN LOS ÓRGANOS JUDICIALES

CSIF no va a presentar propuesta alguna hasta conocer lo que ofrece la Administración. Lo que toca es exigir la retirada del RDL 20/2012 y, en especial, en lo referente a las bajas por enfermedad de los empleados públicos

Para CSIF es intolerable que se generalice la sospecha de absentismo a todos los funcionarios que es lo que ha hecho este Gobierno con el RDL 20/2012.

Pero lo más grave es que el régimen de baja por enfermedad va a dejar de ser uniforme para pasar a atomizarse en tantos regímenes como administraciones haya y una enfermedad excluida de descuento en una administración puede no estarlo en otra. ESTO ES UN DISPARATE DE PROPORCIONES ASTRONÓMICAS que debe corregirse de inmediato.

Si lo que se quiere es controlar más el uso o, mejor dicho, el abuso de las bajas por enfermedad la normativa vigente, en nuestro caso la LOPJ establece la intervención de la inspección médica y no extender la sospecha a todos los funcionarios.

La propuesta del Gobierno parece que va a distinguir entre dos situaciones:

1. La pre-IT (pre-incapacidad temporal), es decir, la ausencia por enfermedad que no dé lugar a baja. Para que nos entendamos, los cuatro o cinco días al año en los que no habrá descuento sea cual sea la enfermedad padecida. Ese régimen va definirse por hacienda con carácter básico para todas las administraciones.

2. La IT (incapacidad temporal), es decir, la ausencia por enfermedad cuando hay baja cuya regulación se va a dejar al criterio de cada administración competente. Así, en muchos casos se elaborará un catálogo de enfermedades que no dan lugar a descuentos en nómina.

No obstante, ante la finalización, el próximo día 29 de junio, de la moratoria de 6 meses establecida en la LOPJ, CSIF ha presentado escrito al Gobierno con las siguientes consideraciones:

1º Las enfermedades afectan a los funcionarios como seres humanos una gripe, un cáncer, una hepatitis etc… son las mismas con independencia de que el enfermo sea Juez, Secretario o funcionario de Justicia (o empleado de correos o funcionario de la consejería de agricultura o del Ministerio de Interior). La propuesta del Gobierno va a crear discriminaciones entre empleados públicos de diferentes administraciones lo que es constitucionalmente inaceptable. En la Administración de Justicia se va a dar el caso, si el sentido común no lo remedia, Juez, Secretario y resto de funcionarios van a tener regulaciones distintas y supuestos de exclusión de enfermedades de los descuentos en nómina diferentes.

En este sentido, para CSIF el órgano competente para todos los cuerpos de funcionarios que prestan sus servicios en los Juzgados debería ser el Ministerio de Justicia ya que somos cuerpos nacionales pero también por sentido común.

2º En muchas ocasiones la gravedad o no de una enfermedad depende del estado de salud previo y las condiciones físicas del funcionario afectado. No es lo mismo una gripe en un individuo sano que la misma gripe en una persona afectada por asma o por cualquier patología respiratoria crónica.

3º Las gravedad o no de una enfermedad también depende del lugar donde se trabaje, no es lo mismo un Juzgado que el INTCF. Además, la ausencia del empleado público enfermo, en algunos casos como las enfermedades infectocontagiosas, es un asunto de salud pública.

4º De establecerse un catálogo debería servir tanto para la pre-IT como para las IT. Es absurdo que una enfermedad que no da lugar a descuentos en una baja por enfermedad sí que dé lugar a descuento cuando un funcionario ha agotado el número máximo de días de ausencia sin baja. Por ejemplo, enfermedades crónicas con varios episodios al año o la diálisis. ¿Se va a descontar a un funcionario que debe someterse a diálisis cuando agote los cinco días o los que se establezcan de pre-IT? No parece lógico… aunque la lógica y el sentido