CSI·F pide mantener las titulaciones de la UCLM por razones estratégicas y de cohesión regional
23 de Abril de 2012

Ante los ajustes en materia universitaria.



- El sindicato independiente considera que el incremento de tasas debe ir acompañado de un aumento significativo de becas.

- Incrementar la carga lectiva supondrá un endurecimiento de las condiciones laborales del profesorado y una reducción inasumible de la plantilla de contratados.


La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) considera que ante el brutal recorte de financiación pública, se hacía evidente para Universidades y Gobiernos Autónomos, la necesidad de subir las tasas por matriculación.

Ante el incremento de las tasas, CSI·F estima que la subida de hasta un 50% de media para el curso que viene (de 1.000 € a unos 1.500 €) debe ir acompañado de un aumento significativo de las becas. Si no fuera así, en la actual situación de crisis, la medida sería muy injusta y podría generar la inasumible situación que muchos jóvenes valiosos no pudieran acceder a la universidad por razones económicas.

En Castilla-La Mancha, la matrícula que paga el alumno cubre el 14’91% del coste real del curso universitario. Como el mínimo fijado por el Gobierno es del 15%, la Comunidad Autónoma se verá obligada a subir los precios. En este punto, CSI·F pide que la subida quede más cerca del 15% que del otro extremo de la horquilla que es el 25%.

Respecto a la reducción del número de títulos universitarios, CSI·F pide a la Junta de Comunidades y a la UCLM pactar el mantenimiento de las actuales titulaciones por razones estratégicas y de cohesión regional. Es verdad que en España hay muchas universidades (74 entre públicas y privadas) y que un 30% de las titulaciones no llegan a los 50 alumnos de matriculación en primer curso, pero no es menos cierto que en Castilla-La Mancha inciden otros factores tan importantes como la eficiencia.

Sobre el aumento de carga lectiva para los profesores que no acrediten investigación, CSI·F como sindicato mayoritario en la UCLM, se opone a la implantación de tal medida. Supondría pasar de 24 créditos a 32 créditos, incrementando el número de horas de clase e implicando la reducción inasumible de la plantilla de los profesores contratados.





En este punto, CSI·F señala que no se puede generalizar ni frívolizar al hablar de fraude en las universidades y resalta que en la UCLM ni existen prejubilaciones con incentivos, ni es práctica frecuente que los profesores cobren una parte de su sueldo por unas investigaciones que no realizan.

CSI·F es consciente de las dificultades economicas y de financiación que viven las universidades, pero considera que antes de tomar medidas drásticas se debería incidir en el aumento del control del gasto y en la evaluación del rendimiento y la dedicación.