El alma de un sindicato
CSIF explica que por una cuota sindical 10€ mensuales nuestros afiliados tienen derecho a la asesoría jurídica, con profesionales experimentados en un sector como el de las entidades públicas estatales, “en el que los Convenios de las empresas cada día son peores”.
22 de Marzo de 2019

Si no hubiese problemas no habría abogados. Pero eso es imposible en el mundo de hoy y en un sector como el de las empresas públicas que tienden a judicializar, en vez de negociar, tantos problemas. De ahí que la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) reivindique el papel de la asesoría jurídica a la que tiene derecho cualquiera de nuestros afiliados por una modesta cuota sindical de 10€ al mes. “Siempre hay algo que defender”, recuerda uno de nuestros abogados, en ejercicio desde el año 2004, en los que entendió que “la asesoría jurídica, al final, se acaba convirtiendo en el alma de un sindicato, una calle por la que no deja de transitar gente ni problemas”.

En ese escenario, CSIF siempre pone de ejemplo el Estatuto de los Trabajadores. Una herramienta que nos ha permitido “ganar muchas batallas” antes y después de entrar en los juzgados. Máxime en un tiempo como éste “en el que no podemos engañarnos: los Convenios cada vez son peores. Hay que ser realistas. Vivimos de Convenios cada día más antiguos, capaces de retroceder 10 o 12 años atrás, en especial en las empresas públicas, donde a veces pasan años hasta que se firman. Porque no sólo se trata de llegar a un acuerdo entre la dirección y los trabajadores. También debe ser aprobado por el Gobierno”.

De ahí que sea casi imposible encontrar dos días iguales en la asesoría jurídica. “La reforma laboral de 2012 ha otorgado mucho poder a las empresas. Es un factor que lo ha cambiado todo. Aún no podemos ser ajenos a eso. El trabajador ha perdido derechos que nunca creímos que fuese a perder”. Pero en este contexto CSIF jamás dio una batalla por perdida. “Lo importante es tener información, porque la información descubre nuevas posibilidades. Y, si es una información honesta, hay que informar al afiliado que, al igual, que hay posibilidades de ganar, también las hay de perder”.