CSIF consigue una sentencia pionera para proteger a los trabajadores de la Alhambra de las inclemencias climáticas
ADMINISTRACIÓN GENERAL JUNTA DE ANDALUCÍA
31 de Julio de 2017
CSIF consigue una sentencia pionera para proteger a los trabajadores de la Alhambra de las inclemencias climáticas

Los servicios jurídicos de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CISF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, han conseguido la primera sentencia con la que un juzgado granadino reconoce el derecho de los trabajadores de la Alhambra a desarrollar su trabajo en unas condiciones óptimas de seguridad y salud.

La sentencia dictada por el juzgado de lo Social 6 de Granada, contra la que cabe recurso de suplicación, viene a avalar las reivindicaciones y denuncias interpuestas por CSIF Granada de forma íntegra para mejorar las condiciones laborales del personal especializado en la custodia e información de monumentos (PECI) que desarrollan su trabajo en la Alhambra, en la actualidad un total de 16 trabajadores. Tal como denunció la Central Sindical en su día, la prestación de esos servicios se venía desarrollando bajo unas condiciones pésimas que infringían las normas más básicas contenidas en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995, artículo 16.2) y en el RD 486/1997 (artículo 3), recurriendo a medidas preventivas inapropiadas e insuficientes como la ubicación de sombrillas en las zonas de acceso y control de visitantes.

Por ello, la responsable del Sector de Administración General de la Junta de Andalucía de CSIF Granada, María Teresa Merlo, ha mostrado su satisfacción por esta sentencia “que de forma pionera reconoce el derecho de los trabajadores de este monumento a desarrollar su labor en unas condiciones dignas sin quedar continuamente expuestos a condiciones climatológicas extremas como frío, calor, heladas, humedad, corrientes de aire o lluvia mediante la construcción de infraestructuras adecuadas y habilitadas según las normas de Patrimonio, de medidas organizativas en puestos itinerantes e incluso de equipos de protección individual y vestuario de calidad excelente para la prestación de los servicios sin ningún tipo de riesgo para la salud”.

Merlo señala que a pesar de la “intención manifiesta” por parte del nuevo director de la Alhambra, Reynaldo Fernández, la realidad es que “las peticiones de los trabajadores llevan realizándose de forma continua desde hace años: de hecho, durante el invierno las bajas laborales en la plantilla se duplican y durante el verano las casetas no aíslan del calor, los trabajadores en ocasiones no pueden ausentarse para beber agua o refrescarse y se pasan más de una hora esperando el relevo”. Además “el argumento dado por la Dirección de que es difícil conjugar la protección del monumento con la protección a la salud de los trabajadores no puede ser una excusa o un cajón desastre en el que todo cabe”, añade la responsable sindical.

Medidas técnicas y organizativas

CSIF consigue un final favorable para una reivindicación que se iniciaba en 2014, cuando la Inspección de Trabajo, a instancia de una denuncia presentada por la Central Sindical, instó al Patronato de la Alhambra a tomar una serie de medidas correctoras para eliminar o reducir al mínimo posible los riesgos para los trabajadores en los puestos de acceso individuales y de grupo de la Plaza de Carlos V, de entrada a los Palacios Nazaríes y en el pabellón de acceso al recinto nazarí. No obstante, la única medida adoptada entonces, la construcción de “cubículos” en zonas como el Atrio y taquillas, fue considerada insuficiente e ineficaz por la propia Inspección de Trabajo que reprobó “la falta de acción del Patronato de la Alhambra, y de la propia Junta de Andalucía, conocedora de estos problemas para con sus trabajadores”, una conducta pasiva y omisiva que ha hecho que los juzgados den la razón a CSIF.

Tras el reconocimiento llevado a cabo en la Alhambra el pasado 12 de julio mediante comisión Judicial, en su sentencia de 28 de julio de 2017, la jueza de lo Social 6 de Granada, María de las Nieves Blanca Sancho, reconoce que “la exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no deben suponer un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores” y condena al Patronato a tomar las “medidas necesarias para que la prestación de servicios sea conforme establece la normativa”.

Así, aunque evidencia “una valiosa intención” por el nuevo equipo de Dirección facilitando taburetes ergonómicos a la plantilla y adoptando vestuario (aunque no de forma integral) y protocolo de movilidad ante inclemencias, la sentencia conseguida por CSIF obliga al Patronato de la Alhambra a “adoptar inmediatamente las medidas técnicas necesarias mediante la construcción o recepción de garitas, cabinas o habitáculos adecuados o la instalación de mecanismos de ventilación, calefacción o depuración de malos olores” para que los ambientes de trabajo se ajusten rigurosamente a la normativa. Además, se deberán acatar otras medidas organizativas en los puestos itinerantes al aire libre del recinto al menos “durante tiempo de lluvia, nieve o similares” de forma que deberán ser suprimidos, reubicando al trabajador en otros lugares protegidos.