CSI·F pregunta por qué del drástico recorte a Correos
Junto a las otras organizaciones sindicales, que representamos al 85% de los trabajadores de Correos, trasladamos una carta al Ministro de Fomento y a la presidenta de la SEPI para que nos expliquen la motivación del recorte del Servicio Postal Universal
19 de Mayo de 2017

La preocupación es rotunda. CSI-F, junto a las organizaciones sindicales con mayor representación en Correos, la mayor empresa del sector público en España, ha enviado una carta, con dos destinatarios cruciales, Íñigo de la Serna, Ministro de Fomento, y Pilar Platero, presidenta de la SEPI, para dar a conocer esa preocupación. El proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2017, actualmente en tramitación, propone un recorte de 60 millones de euros en la financiación la prestación del Servicio Postal Universal al que tiene derecho la ciudadanía.

El importe pasa de los 180 millones de euros de 2015 y 2016 a 120, una cantidad que, a nuestro juicio, está muy lejos de cubrir la financiación real que se necesita. La explicación es muy difícil. “No hay ninguna variación en la dimensión del SPU que justifique esta medida”. Tampoco se entiende que esta medida se proponga “en plena recuperación económica cuando no se había hecho en el periodo de recesión sufrido en los últimos años”. Incluso, también explicamos en esta carta que los 180 millones que se tomaban como referencia “ya estaban muy lejos de cubrir la financiación real del Servicio Postal Universal”.

Por lo tanto, lo primero que deseamos conocer “es la motivación de ese recorte por parte del Ministerio de Fomento”, según explicamos en la carta. A partir de ahí, insistimos en las negativas consecuencias que traería consigo de forma inmediata como, por ejemplo, “el derecho de acceso a los servicios postales de miles de ciudadanos y miles de empresas; la viabilidad económica de una empresa como Correos, con una evidente fragilidad empresarial, y en un lugar no menos destacado el empleo de una empresa que ha reducido su plantilla en 15.000 efectivos en los últimos cinco años”.

El recorte planteado originaría “nuevas reducciones de empleo” lo que demanda por nuestra parte “una reorientación de la asignación presupuestaria a un servicio público como el postal “que, incluso, en años anteriores ha sido financiado por debajo de las estimaciones más prudentes (180 millones frente a los 230 que las organizaciones sindicales consideran la cuantía necesaria para su correcta prestación)”.