Granada - CSIF educación rechaza la política de sustituciones que se está aplicando en algunos casos para la cobertura de bajas y dotación de profesorado en Granada
19 de Febrero de 2016

CSI•F Educación rechaza rotundamente la política de sustituciones que se está aplicando en algunos casos para la cobertura de bajas docentes y la dotación de profesorado a los centros educativos de la provincia de Granada.

Son ya varios centros educativos en los que no se cubren determinadas bajas y se está produciendo una situación de impotencia entre el profesorado, que a veces recurre al asesoramiento sindical esperando que se obre el “milagro” de la sustitución cuanto antes. En algunas localidades, como Iznalloz, con una baja sin cubrir desde noviembre, alegando que es un cargo directivo. En el CEIP Virgen de la Antigua de Almuñécar, dos bajas desde el mes de enero (días 12 y 19 respectivamente), y se cubre la primera el 18 de febrero. En el CEIP El Olivarillo de Padul ya han pasado más de 10 días para cubrir una intervención de corazón que se sabe que va a ser de larga duración, y están a la espera del sustituto. En Ugíjar un riesgo de embarazo también sin cubrir. Estos entre otros, son casos que están desestabilizando el quehacer diario de los compañeros docentes que están en centros donde aún no han mandado sustituto, debiendo en algunos casos renunciar a refuerzos educativos, a horario de dedicación de función directiva, o a reducciones horarias que vienen contempladas como un derecho, para poder cubrir el horario del compañero que está de baja por una incapacidad temporal.

Por otro lado, los centros educativos deben ajustar sus ratios a lo establecido en el artículo 157.1.a de la Ley Orgánica de Educación (LOE):

“Corresponde a las Administraciones educativas proveer los recursos necesarios para garantizar, en el proceso de aplicación de la presente Ley:

a) Un número máximo de alumnos por aula que en la enseñanza obligatoria será de 25 para la educación primaria y de 30 para la educación secundaria obligatoria.”

Esta normativa no se cumple en centros en los que a mediados de curso se incrementa su alumnado como es el caso de Zafarraya, donde tienen 31 alumnos y de ellos 20 inmigrantes con necesidades educativas especiales. Excusan que los cupos están agotados y que desde Sevilla no autorizan ni dan presupuesto a este desdoble. Ya pasó esto el curso pasado en Vélez de Benaudalla, que vieron finalizar el curso escolar sin el deseado desdoble.

Así consiguen que, una vez más, las aulas estén masificadas en algunos centros, afectando a la calidad de la enseñanza y a las condiciones laborales del profesorado, cuestión ésta última que a veces queda relegada frente a intereses economicistas.