CSI·F niega huelga encubierta de la policía local de Salobreña
16 de Octubre de 2012

La nueva organización del servicio impuesta supone que la ciudadanía encontrará las oficinas policiales cerradas durante los turnos de noche y fines de semana además, de la consiguiente falta de seguridad laboral para los agentes que realizan estos turnos ya que en cualquier tipo de emergencia o accidente laboral no pueden contar con refuerzos propios ni existe constancia de los servicios que están realizando.

CSI-F niega rotundamente que la policía local de Salobreña esté haciendo una huelga encubierta tal y como afirma el alcalde de la localidad. El sindicato afirma que en ningún momento ha estado de baja el 80 por ciento de la plantilla de Salobreña ya que la plantilla de la Policía local esta conformada por 30 personas incluyendo al nuevo subinspector Jefe, por que en ningún momento es el 80% de la plantilla la que esta de baja, sino un 33%, por lo que si se dice que hay 11 agentes de baja todavía quedan 19 en plantilla.

Según los representantes sindicales “dichas incapacidades temporales se han ido produciendo a lo largo del tiempo, por lo que el nuevo subinspector jefe podría haber asumido dichas bajas recuperando a otros miembros de la policía que se encuentran bajo protección y tutela del alcalde por decreto”. Además CSI-F recuerda que "como bien se reconoce se le deben a los agentes de Policía las horas extraordinarias realizas en los años 2010 y 2011, las cuales con la anterior corporación quedaron saldadas, lo que fue anulado en pleno por la actual corporación, aludiendo a la falta de liquidez. Pero que tampoco se han podido compensar en días de descanso por causas ajenas a los agentes, sino siempre por situaciones que ha provocado esta corporación, como las más que conocidas necesidades del servicio."

Almismo tiempo declara que "desde la llegada del nuevo subinspector Jefe se ha implantado un nuevo cuadrante de servicio, el cual no ha sido suficientemente negociado ni consensuado con los sindicatos, sino impuesto a mitad del proceso de negociación lo que ha causado el malestar general de la plantilla de Policía."