CSI·F denuncia que la disputa política por los temarios de las oposiciones en Enseñanza perjudica a miles de opositores
07 de Febrero de 2012

Para Germán Girela, presidente de CSI·F Enseñanza en Granada: “los políticos tendrían que dejar de lado las luchas ideológicas y partidistas cuando hablan de Educación”. Los políticos de este país, del signo que sean, nos vuelven a demostrar el escaso respeto que sienten por los ciudadanos y en este caso, por los opositores que ya han comprado los nuevos temarios, que los están estudiando y de pronto, se ven abocados a un cambio de escenario no exento de incertidumbres.

CSI·F denuncia que "de forma unilateral, por sorpresa y sin comunicarlo a la Mesa Sectorial de Educación, el Ministerio de Educación ha derogado la implantación de los nuevos temarios que deberían regir los procesos selectivos que se convocasen a partir del 1 de enero de 2012 en el Cuerpo de Maestros, en el Cuerpo de Profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas y en los Cuerpos de Profesores de Enseñanza Secundaria y Profesores Técnicos de Formación Profesional, disputa por la cual se ven perjudicados miles de opositores a las oposiciones de Enseñanza".

Las razones que esgrime el Ministerio de Educación para esta vuelta a los temarios antiguos se fundamentan en la necesidad de acometer una revisión del sistema de acceso a la función docente y en la recomendación que realizó a las Administraciones Educativas sobre la necesidad de no convocar procesos selectivos durante este año, tomando en consideración las restricciones presupuestarias recogidas en el Decreto de 20 de Diciembre de 2011, y acumular las plazas correspondientes a la oferta de empleo público de 2013.

Sin embargo, para el presidente del Sector de Enseñanza de Granada, Germán Girela “la lectura que hacemos los docentes tiene mucho más que ver con la disputa política, que tanto mal hace a la Educación, así como la falta de una visión de conjunto que deje la Educación al margen de las luchas ideológicas y partidistas”.

Por otra parte, “los políticos de este país, del signo que sean, nos vuelven a demostrar el escaso respeto que sienten por los ciudadanos, y en este caso, por los opositores que ya han comprado los nuevos temarios, que los están estudiando y que, de pronto, se ven abocados a un cambio de escenario no exento de incertidumbres”, asegura Girela.

Por último, este giro del nuevo Ministerio de Educación respecto a los temarios de oposiciones, después de que las organizaciones sindicales tuviéramos una reunión con el Subsecretario de Educación, que en ese momento ya lo debía saber, “sin informar nada a los representantes de los docentes, al menos para escuchar su opinión, nos sorprende y llena de dudas, ante futuros escenarios de negociación y consulta”.