El PP vuelve a utilizar la Ley de los funcionarios para incrementar las mamandurrias de allegados y afines.
El PP no dedica ni una sola enmienda a mejorar las condiciones de los funcionarios de la Xunta, uniéndose así a la desafección que siente por ellos el gobierno gallego.

Un año más, el PP gallego desaprovecha la oportunidad de reconciliarse con los funcionarios de la Administración General la Xunta de Galicia.
18 de Noviembre de 2021

Lejos de utilizar las enmiendas a la Ley de medidas para hacer un guiño a los funcionarios de la Xunta y corregir las desigualdades y discriminaciones que llevan años sufriendo con respecto los funcionarios de otras Administraciones, el grupo parlamentario popular utiliza sus enmiendas para seguir convirtiendo la Xunta en un negocio de familia y amigos.

Así, las grandes preocupaciones del PP gallego es la de introducir modificaciones en la Ley de empleo público de Galicia que favorezcan el nombramiento a dedo de “afines y allegados” en puestos de carácter eminentemente político.

La apertura de las Jefaturas Territoriales a personal sanitario, docente.

Hasta ahora, únicamente los puestos de subdirector general o jefaturas de servicio podían ser ocupados por personal sanitario, docente o de la Administración de Justicia, siempre y cuando dichos puestos guardasen relación directa con competencias en materia de sanidad, educación y justicia.

Con la enmienda del PP, los puestos de Jefaturas Territoriales podrán ser también cubiertos por personal sanitario, docente y de la Administración de Justicia.

Sin embargo, a diferencia de los puestos de subdirector general y de jefatura de servicio, que forman parte de la carrera administrativa de los funcionarios, los puestos de Jefatura Territorial tienen un marcado carácter y contenido político, por lo que su cobertura queda reservada en exclusiva para destacados miembros del aparato del Partido Popular.

Ampliación del catálogo de Puestos Directivos en las entidades instrumentales.

Como otra “gran medida” de mejora de la Ley de empleo público, los populares gallegos pretenden ampliar el catálogo de puestos directivos en los entes instrumentales.

De esta guisa, a partir de ahora los entes instrumentales podrán incrementar su estructura creando puestos similares a las vicesecretarías generales, subdirecciones generales, secretarías territoriales, y jefaturas territoriales. Puestos todos ellos que serán cubiertos a dedo y, en la mayoría de los casos, por personas que no tengan la condición de empleados públicos y cuyo único mérito será el ser destacados miembros del “aparato” o exparlamentarios o ex alcaldes que no consigan revalidar su cargo.

Ni un solo guiño a los funcionarios de carrera.

Lamentablemente, el PP gallego no destina ni una sola de sus enmiendas a tratar de mejorar las condiciones de trabajo de los funcionarios de carrera de la Administración General de la Xunta de Galicia. Ni una sola de las medidas propuestas trata de romper con las discriminaciones que históricamente vienen sufriendo los funcionarios de la Xunta con respecto a los funcionarios de otros sectores.

Lamentablemente, ni una sola de las propuestas de mejora de las condiciones de los funcionarios de carrera presentada por CSIF al grupo parlamentario popular fue contestada. Pero es comprensible, al fin y al cabo, ellos también disfrutan de las mamandurrias.