El 1 de octubre se decide la carrera del personal temporal
En el conflicto colectivo presentado por CSIF contra el acuerdo firmado por CCOO y UGT también se solicita la nulidad de la exigencia de la funcionarización del personal fijo.
18 de Agosto de 2020

1 de octubre de 2020. Esa es la nueva fecha marcada por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia para la celebración del juicio por la demanda de Conflicto Colectivo presentada por CSIF contra el acuerdo de carrera profesional firmado por CCOO y UGT.

Debemos recordar que este juicio, cuya vista se iba a celebrar inicialmente el pasado 19 de septiembre de 2019, fue suspendido tras las dudas expresadas por los jueces del Tribunal Superior de Justicia de Galicia sobre la legitimidad de la CNT y la CUT para personarse en el proceso.

Con esta demanda, desde CSIF buscamos alcanzar los siguientes objetivos:

  • Que se declare el derecho de los trabajadores temporales, incluido el personal indefinido no fijo, a acceder a la carrera profesional y percibir el complemento de carrera en los mismos términos y condiciones que el personal laboral fijo, declarando nulos cuantos acuerdos o cláusulas nieguen dicho principio de igualdad.
  • La demanda judicial también reclama la nulidad de las cláusulas del Acuerdo de Concertación firmado por CCOO y UGT que obligan al personal laboral a funcionarizarse para poder acceder a la carrera profesional.

No es necesaria la presentación de reclamaciones individuales.

Ante la gran desinformación que circula últimamente por la redes sociales e incluso a través de los correos corporativos de la Xunta de Galicia, desde CSIF recordamos que en este conflicto colectivo, presentado ante el TSXG en mayo del pasado año, está afectado todo el personal laboral temporal de la Xunta de Galicia, incluido el personal indefinido no fijo, para el que reclamamos y defendemos su derecho a percibir el complemento de carrera desde el 1 de enero de 2019. Esta demanda suspendió los plazos de prescripción y hace innecesaria la presentación de reclamaciones de carácter individual, dando respuesta a las numerosas peticiones recibidas para dar una solución colectiva a la grave discriminación provocada por el acuerdo firmado por CCOO y UGT.