LA AGENCIA ESTATAL DE INVESTIGACIÓN DEJA EN LA ESTACADA A PARTE DE LOS INVESTIGADORES MÁS VULNERABLES Y PRECARIOS DEL SISTEMA ESTATAL DE CIENCIA
- Los límites establecidos por la AEI para las prórrogas de contratos de los investigadores y trabajadores del Sistema de Ciencia, Tecnología e Investigación contratados mediante convocatorias púbicas dependientes de este organismo agravan su situación de precariedad y suponen un duro agravio comparativo.
03 de Junio de 2020

Tras la entrada en vigor del RDL 11/2020, se estableció la posibilidad de prorrogar los contratos de personal de convocatorias efectuadas por los agentes de financiación del Sistema Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación (ampliado al resto de Administraciones públicas a partir del RD 15/2020).

El objetivo de esta medida, recogida en la Disposición adicional decimotercera de este Real Decreto, era paliar los efectos de las restricciones respecto a la movilidad y acceso a instalaciones científicas no esenciales en el desarrollo de las investigaciones vigentes. En efecto, todo el personal de investigación se ha visto afectado por la entrada en vigor del Estado de Alarma, que ha venido a agravar la ya de por sí precaria situación de la mayoría de estos trabajadores y ello hizo necesario tomar medidas urgentes.

Las condiciones establecidas fueron complementadas y limitadas por la AEI en relación con sus propias convocatorias, que estableció como límite para optar a la posibilidad de prorrogar hasta un máximo de cinco meses estos contratos que su finalización estuviera prevista entre el 2 de abril de 2020 y el 1 de abril de 2021. Como resultado, tal y como señalaba la Agencia en su nota informativa del 14 de mayo de 2020 y en las ulteriores resoluciones correspondientes a cada una de las convocatorias afectadas, sólo una pequeña parte de los trabajadores podría beneficiarse de esta medida.

Así, por ejemplo, de los más de 900 investigadores predoctorales contratados mediante ayudas correspondientes a la convocatoria FPI 2016, sólo 175, menos del 20% del total, podrán prorrogar sus contratos para subsanar los problemas que esta situación ha provocado en el desarrollo de sus investigaciones. En el caso de estos trabajadores, que actualmente están en su última anualidad del contrato predoctoral (cuya duración máxima es de cuatro años), las incorporaciones se produjeron entre el 30 de marzo y el 30 de abril de 2017, por lo que es fácilmente deducible que quienes se están viendo afectados negativamente por esta limitación impuesta por la AEI son aquellos investigadores predoctorales que se incorporaron a su puesto de trabajo con posterioridad al 2 de abril de ese año. Es decir, la mayoría de ellos.

Si se comprueban los datos publicados por la Agencia sobre el número de contratos prorrogables es posible detectar otras situaciones similares, en las que personal contratado a través de una misma convocatoria y que ha experimentado los mismos problemas que sus compañeros, no va a poder acceder a estas prórrogas.

Este agravio comparativo, que no puede justificarse en base a lo establecido en el RDL 11/2020, en tanto que ni impone fechas límite para las convocatorias susceptibles de acogerse a esta posibilidad e indica claramente que “la duración total del contrato de trabajo y de su eventual prórroga podrá exceder los límites temporales máximos previstos en la Ley 14/2011, de 1 de junio”, en lugar de suponer una solución de fortalecimiento y recuperación de la actividad científica en investigadora `parece ahondar aún más en la situación de precariedad e inestabilidad endémica del sistema. En este punto, desde CSIF consideramos que la AEI está legislando por encima de la ley al limitar ese año a la fracción posterior al 2 de abril, dejando al resto sin cubrir.

Es más, algunas CCAA, como Galicia y La Rioja, ya han anunciado que aplicarán la posibilidad de prórroga a todos los investigadores contratados mediante financiación autonómica, independientemente del tiempo que reste para la finalización de estos ya que se entiende que todos han padecido la misma problemática y presentan las mismas necesidades en cuanto a la recuperación de su actividad.

Resulta difícilmente comprensible que desde la Agencia Estatal de Investigación se estén planteando medidas completamente distintas y más lesivas para los jóvenes investigadores. No podemos permitir ese maltrato hacia los colectivos más vulnerables, y por ello que exigimos que la posibilidad de prorrogar los contratos de investigadores a cargo de convocatorias de este organismo y del resto de entidades públicas relacionadas con la actividad investigadora se extienda a todos los contratos de las convocatorias de Recursos Humanos en vigor, independientemente de las fechas de inicio y finalización de la relación contractual entre empleador y trabajador. Se evitaría así que investigadores contratados en una misma convocatoria pierdan este derecho.

El segundo contrato de los Técnicos de Apoyo, en el aire

El caso del Personal Técnico de Apoyo contratado mediante las convocatorias de la AEI resulta aún más complejo al aplicar estas medidas, en tanto que no está claro si se va a flexibilizar la posibilidad de acceso al segundo contrato de PTA en caso de que la nueva convocatoria coincida con las prórrogas a las que tienen derecho. Si bien es cierto que la Agencia ya ha anunciado cuáles son los potenciales beneficiarios, aún no se ha pronunciado al respecto. Esta incertidumbre debería resolverse a la mayor brevedad, permitiendo que si se da la situación que acabamos de describir estos investigadores tengan derecho a solicitar este segundo contrato, aunque hayan accedido a una prórroga del primero.

Personal con contratos temporales en los Organismos Públicos de Investigación.

En el ámbito de los Organismos Públicos de Investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación, CSIF ha defendido en la Mesa Delegada de dicho ministerio que todos los contratos temporales asociados a proyectos de investigación financiados por dichos organismos sean también prorrogados en las condiciones que establece la disposición adicional 13 del Real Decreto ley 11/2020.