CSIF se concentrará el 6 de octubre en Mérida para reclamar a la Junta la deuda por la subida salarial de 2020
Si Extremadura la hacemos entre todos como pregona Vara, no tiene sentido que con un 16 por ciento de representatividad (del total de la región) y el 42,9 por ciento en la Mesa General de Negociación CSIF se quede fuera --no por decisión propia-- de negociaciones y firmas de acuerdos como el reciente sobre el servicio del transporte sanitario terrestre en Extremadura
20 de Septiembre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas en Extremadura y con un porcentaje de representación del 16% en la empresa privada en la región, convoca una concentración el próximo 6 de octubre frente a la Consejería de Hacienda y Administración Pública, en Mérida, para reclamar a la Junta la deuda de en torno a 400 euros de media a cada empleado público de la comunidad --en función de su nómina-- correspondientes a los 11 meses de la subida salarial del 2 por ciento en 2020.

CSIF reclama al Ejecutivo autonómico que incluya dicha deuda en los Presupuestos de Extremadura (PGEx) para 2022 porque es de justicia para sus empleados públicos, así como que igualmente recoja en las cuentas regionales del próximo ejercicio el desbloqueo de la Carrera Profesional en Sanidad, Administración General y Universidad, así como que se empiece a negociar en personal docente no universitario.

Este anuncio lo ha realizado en rueda de prensa este lunes en Mérida, el presidente de CSIF Extremadura, Benito Román, quien ha subrayado que su sindicato continuará con las movilizaciones, así como que no descarta absolutamente ninguna medida --incluso la convocatoria de una hipotética huelga general entre los empleados públicos de la Junta-- si el Ejecutivo regional no accede a que lo que es suyo (de los trabajadores públicos).

Para intentar alcanzar ese objetivo, además de la convocatoria de una concentración en Mérida, el sindicato solicitará además una reunión con los diferentes grupos con representación en la Asamblea de Extremadura para intentar que entre todos se pueda conseguir lo que es de justicia para los empleados públicos afectados (50.396 en el ámbito de gestión de Educación, Sanidad y Administración General, más 3.154 de la Universidad).

SIN SOLUCIONES

Así, Benito Román que los empleados públicos están defendiendo unas reivindicaciones justas, de pleno derecho ante el agravio que sufren, ha dicho, respecto a su colectivo en otras CCAA en materia salarial, y a las que no se está dando solución desde hace demasiado tiempo por parte de la Junta de Extremadura.

Con ello, ha subrayado que CSIF Extremadura continuará con sus movilizaciones y con su presión, sin descartar ninguna medida, para que cuanto antes sea saldada la deuda que la Junta mantiene con sus empleados públicos en cuanto a la subida salarial del 2 por ciento en 2020 y la Carrera Profesional.

En esta línea, ha incidido Román en que existe un descontento entre el sector por esta situación. No puede ser que no tengamos tren, que no tengamos infraestructuras y que no se pague a los empleados públicos lo que se les debe, ha espetado el presidente de CSIF Extremadura.

Al mismo tiempo, en su intervención ante los medios de comunicación, Benito Román ha reclamado una modificación de la actual ley autonómica de participación institucional, para dar voz sindicatos como CSIF que ahora no la tienen, ha dicho, en determinadas negociaciones con la Junta.

Si Extremadura la hacemos entre todos como pregona Vara, no tiene sentido que con un 16 por ciento de representatividad (del total de la región) y el 42,9 por ciento en la Mesa General de Negociación CSIF se quede fuera --no por decisión propia-- de negociaciones y firmas de acuerdos como el reciente sobre el servicio del transporte sanitario terrestre en Extremadura.

En esta línea, ha incidido en que CSIF es todo un referente sindical en la comunidad pero la Junta sigue apartando su voz en las meses de negociación, a pesar de contar --subraya-- la organización con un estilo independiente política y económicamente.

Seguiremos trabajando para seguir siendo la voz y el altavoz de los trabajadores, ha recalcado en todo caso Román, para intentar mejorar las condiciones laborales y salariales de aquéllos independientemente del color político que gobierne, y manteniéndose abierto al diálogo, ha incidido.