CSIF destaca la profesionalidad de los funcionarios de la prisión de Cáceres en varias incautaciones de droga y teléfonos móviles
CSIF vuelve a reclamar una vez más la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias una solución urgente porque la falta de medios en este centro penitenciario es insostenible.
16 de Abril de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas en Extremadura, destaca la profesionalidad, a pesar de la escasez de plantilla, de los funcionarios del Centro Penitenciario de Cáceres al realizar dos intervenciones en las que han incautado diversas cantidades de droga y de teléfonos móviles.

Así, este miércoles, requisaron a un interno durante el cacheo de su celda, un teléfono móvil, 5 bellotas de hachís, cierta cantidad de heroína y una bola de Speed (droga de diseño a base de sulfato de anfetamina), además de dos teléfonos móviles. Mientras, ayer jueves, los funcionarios requisaron otro teléfono móvil y un pincho carcelario en el módulo 3 del centro.

CSIF destaca que, sin el trabajo constante y esforzado, por la falta de personal, de los funcionarios de servicio sería imposible hacer este tipo de incautaciones de este material que llega a la prisión oculto en el interior del cuerpo de los internos al regresar de permiso y a través de los familiares en las visitas íntimas. Como dato, un móvil de 15 euros, dentro de la prisión alcanza un valor de entre 150 y 200 euros, mientras que la droga triplica el precio, disparándose cuando escasea.

El sindicato considera que es excesiva la presión que soporta la plantilla de este centro ya que a esta incautación hay que sumar los hechos que han ocurrido a lo largo de los primeros meses de este año, como el incendio que provocó un interno en su celda, numerosas peleas y los tres internos que han fallecido.

En este sentido, CSIF vuelve a reclamar una vez más la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias una solución urgente porque la falta de medios en este centro penitenciario es insostenible. Y es que la prisión cacereña tiene una plantilla envejecida, seis de cada diez efectivos se encuentra a punto de jubilarse, se cubre el trabajo del Centro de Inserción Social (CIS) Dulce Chacón detrayendo personal de la prisión y se olvidan aprobar la declaración de agentes de la autoridad a estos funcionarios.

Síguenos en Twitter: @CSIFExtremadura y en https://www.facebook.com/CSIFdeextremadura