CSIF denuncia que nuevos altercados, con la muerte de un interno, en la prisión de Cáceres, demuestran la escasez de la plantilla de Funcionarios del centro
04 de Febrero de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas en Extremadura, considera que una serie de nuevos incidentes ocurridos ayer, en la prisión de Cáceres, tras el incendio de una celda obliga a la administración penitenciaria a solucionar la escasez de la plantilla de funcionarios de este centro.

El sindicato considera deplorable que desde Instituciones Penitenciarias, en lugar de potenciar el aumento de efectivos, se vayan a detraer 4 funcionarios en prácticas para trasladarlos a otros centros penitenciarios.

Esta falta de efectivos que, por otra parte, ha demostrado la profesionalidad de los funcionarios, quedó patente durante este pasado lunes en el que se vivió una jornada especialmente complicada tras el incendio.

Así, en el módulo 3 en el que se produjo el incendio y cuando los trabajadores se encontraban inmerso en plena limpieza, se produjo una pelea entre reclusos, teniendo uno de ellos que ser trasladado a aislamiento por su comportamiento altamente agresivo.

Además, los funcionarios de ese mismo módulo detectan, al repartir la correspondencia dirigida a los internos, una revista sobre coches que en su lomo oculta una tira de una sustancia al parecer “heroína” y en otra carta, dos mascarillas que ocultan sendas tarjetas de teléfono móvil, algo totalmente prohibido en un centro penitenciario.

Ya durante la tarde, a la apertura de celdas, esta vez en el módulo 2, los funcionarios de servicio localizan a un interno que no puede levantarse de la cama, con evidentes síntomas de haber consumido sustancias psicotrópicas, teniendo que ser trasladado a la enfermería.

En el mismo módulo 2 y también durante la tarde, cuando el funcionario de servicio se dispone a la bajada al patio de los reclusos que han permanecido en sus celdas, autorizados por encontrarse de baja médica, se encuentran a uno de ellos tirado en medio de un gran charco de sangre. El funcionario pide inmediatamente ayuda y entre varios compañeros y algunos internos, consiguen trasladar al herido a la Enfermería del centro para ser visto por el médico de guardia, avisándose urgentemente al 112, solo pueden certificar su muerte.

CSIF, considera importante resaltar que todos estos incidentes se han desarrollado en un centro penitenciario en el que, además, 20 internos se encuentran en cuarentena por Covid, hecho que acarrea un importante estrés añadido al trabajo diario y rutinario que requiere y exige un medio tan singular como es el penitenciario.

La plantilla de la prisión cacereña es exigua y envejecida; desde CSIF llevamos años reclamando y exigiendo que se la engrose y se la fortalezca de manera adecuada. Existe un goteo constante de Funcionario de Vigilancia Interior que pasan a una más que merecida situación de Segunda Actividad. Es necesaria una planificación seria que dimensione y solucione esta merma permanente de efectivos y que aporte una solución definitiva a tan grave problema.

Síguenos en Twitter: @CSIFExtremadura y en https://www.facebook.com/CSIFdeextremadura