CSIF Denuncia las condiciones laborales y el estado de los Centros Sociosanitarios
02 de Noviembre de 2018

CSIF ha vuelto a solicitar por escrito, que se aborden, a la mayor brevedad posible, los problemas existentes en los Centros Sociosanitarios de Mérida y Plasencia.

Hemos vuelto a poner de manifiesto que la amortización de plazas que se han producido en los últimos años, en ambos centros, está condicionando las plantillas de las distintas unidades, provocando un déficit importante de personal.

De hecho, en el Centro Sociosanitario de Mérida, ya hemos denunciado en más de una ocasión tanto a la Gerencia como a la Dirección del Centro, la problemática que las Encargadas de Pabellón sufren, pues de 8 pabellones que existen en el Centro sólo 4 trabajadoras están en activo para cubrir este servicio, lo que está provocando serios problemas cuando alguna de ellas está en situación de IT o solicita permiso por algunos de los motivos reconocidos en los distintos reglamentos.

Además, desde hace varios meses, las tareas de Inspector de Servicios están dando problemas por la falta de personal, ya que la designación de los mismos merma la plantilla, por lo que creemos que esto debe solucionarse contratando a mas personal para no acarrear problemas en los colectivos.

En cuanto al Centro de Plasencia, las bajas, o no se cubren (jubilaciones), o tardan demasiado en cubrirse (bajas por IT), estando 15 o 20 días los servicios en precario, a la espera de la sustitución. Esto hace que no se respeten los servicios mínimos establecidos y sea el personal que realiza sus prácticas en el centro, los que estén supliendo en muchos casos, la falta de personal.

En cuanto a la falta de inversión en los centros, hemos destacado en el escrito algunas de las situaciones de cada uno de los centros. En Mérida, los problemas de calefacción y aire acondicionado que padecen regularmente, tanto en verano como en invierno, se agravan ahora con la falta de agua caliente en varios pabellones, teniendo los usuarios que salir en pijama hacia otros pabellones para poder ducharse, con el agravante de que, en breve, las lluvias harán aún más penoso el traslado de unos pabellones a otros.

A esto hay que añadir el estado en que se encuentran las paredes, acerados, alcantarillado o tuberías, y la falta de cafetería, que ya hemos denunciado en otras ocasiones.

En el Centro de Plasencia, los trabajadores nos transmiten las carencias que existen en infraestructuras y la falta de mantenimiento tanto del centro como del material a utilizar. Ejemplos como la llave de paso de lavandería, que lleva tiempo deteriorada, goteando constantemente a altas temperaturas y cuya solución es poner una manta allí donde gotea, o los baños de psicogeríatricos, que están lejos de cumplir la normativa y son poco funcionales para desarrollar los trabajos de forma segura para pacientes y trabajadores.

Por otro lado, el propio personal sufre las consecuencias de la falta de inversión, ya que no se le entregan uniformes ni con calidad, ni con la periodicidad que indica el Convenio Colectivo, llegando al punto de que algunos trabajadores están comprando su propio vestuario para poder realizar su trabajo de manera decente y eficiente.