Interior amplía a los casos de acoso laboral el servicio de atención a mujeres maltratadas
20 de Abril de 2011

El servicio de atención a las víctimas de la violencia machista atenderá también a las mujeres que sufren acoso sexual o acoso por razón de sexo en el ámbito laboral, al incluir esta nueva prestación entre las que ofrece.

Para informar del nuevo servicio, la Dirección de Atención a Víctimas de la Violencia de Género de Interior ha editado una guía, y en la que pone de manifiesto que, a través del mismo número de teléfono, el 900 840 111, las personas afectadas van a recibir nuevos servicios adicionales.

En la guía se explica cómo se producen habitualmente estas situaciones y qué pueden hacer ante ellas quienes las sufren: donde acudir, qué pasos dar, etc.

El servicio telefónico está atendido por profesionales y su funcionamiento es permanente (24 horas), confidencial y gratuito. Las principales funciones de este servicio son el apoyo y la contención emocional, el asesoramiento (orienta sobre cómo actuar ante una situación de violencia de género) y la información completa de todos los recursos existentes en el entorno más cercano a la mujer y a los que ésta puede acudir (servicios sociales, sanitarios, judiciales, policiales, etc.).

La guía incluye la definición de acoso sexual y acoso por razón de sexo, y en ella se incorporan indicadores de comportamientos que permitan reconocer esas situaciones abusivas, además de las consecuencias que provocan en la vida laboral y personal de las mujeres que las viven.

"Se trata de ayudar a desvelar y encauzar situaciones de violencia y discriminación que se producen de forma habitual en la sociedad, desde una actuación cercana a las mujeres que las sufren y con el objetivo prioritario de ofrecer apoyo y orientación a las mismas" indicó ayer Interior.

El departamento estima que esta forma de violencia "ha estado naturalizada e invisibilizada dentro del entorno laboral", por lo que es importante aprender a reconocerlo con las pautas de comportamiento descritas.

19/04/2011 - El País