Boletín de noticias Jurídicas nº15 de Febrero de 2011
15 de Febrero de 2011

El Tribunal Superior de Justicia de Albacete declara el cese nulo de una trabajadora del Ayuntamiento de Bolaños de Calatrava y condena a la entidad a la readmisión inmediata de la trabajadora y abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido.

La sentencia adquiere un mayor relieve al conocer que la trabajadora es Psicóloga del Centro Asesor de la Mujer y que fue cesada tras la conclusión de un período de suspensión del contrato por maternidad.

Comentario.La trabajadora del Centro Asesor de la Mujer había formalizado tres contratos sucesivos desde 2005 a 2009. Es cesada tras concluir el período de suspensión de contrato por maternidad e inmediatamente se aprueba la convocatoria para cubrir el puesto que se le da a otra persona.

En primer lugar, el TSJ confirma que la relación laboral es indefinida. Parte de la doctrina jurisprudencial que estima irrelevante el hecho de que la actividad esté sujeta a dotación presupuestaria anual a los efectos de calificarla como temporal o permanente.

Analizando la legislación autonómica, el TSJ recoge el art. 8 de la Ley de Prevención de malos tratos y de protección a las mujeres maltratadas en el que se establece que “Todos los municipios o mancomunidades de más de 5.000 habitantes contarán con un Centro de la Mujer que se creará en colaboración con las demás administraciones públicas o con entidades privadas sin fin de lucro, garantizando la asistencia jurídica y psicológica a todas las mujeres maltratadas de castilla-La Mancha que la soliciten. En todo caso se asegurará la cobertura de este servicio en todo el territorio regional”.

El TSJ concluye que la actividad que desarrolla el Ayuntamiento a través del centro de la Mujer es, por lo tanto, una actividad permanente, habitual y ordinaria que no permite la contratación de trabajadores bajo la modalidad de obra o servicio determinado, sino que dicha contratación debe ser por contrato de duración indefinida.

En segundo lugar, el TSJ demuestra que no puede atribuirse el cese a motivos no relacionados con el ejercicio del derecho al permiso de maternidad ya que se reintegró al trabajo al finalizar el período de suspensión del contrato por maternidad sin haber transcurrido más de nueve meses desde la fecha de nacimiento del hijo.


Nota: cada situación es singular y específica por lo que no se puede extrapolar ni generalizar.