La 'nueva normalidad' en la Función Pública: la lección del teletrabajo
El presidente de CSIF Castilla-La Mancha, Julio Retamosa, subraya la importancia del teletrabajo en diferentes ámbitos de la Función Pública
27 de Septiembre de 2021

El presidente de CSIF Castilla-La Mancha, Julio Retamosa, expone que una de las lecciones que nos ha dejado la pandemia es la necesidad de articular mecanismos que permitan acceder al teletrabajo. Modernización de la Administración; conciliación laboral y familiar; beneficios medioambientales por el menor uso de medios de transporte; eficiencia energética; reducción de siniestros ‘in itinere’; mayor productividad y reducción del absentismo laboral.

Ahora, con la llegada de la 'nueva normalidad', Retamosa incide en que los poderes políticos (gobernantes) ponen todas las trabas posibles para aplicarlo. El Gobierno central ha decidido retomar el trabajo presencial de los empleados y empleadas públicos en la Administración General del Estado ante la evolución de la epidemia y restringirá el trabajo en modalidad telemática como máximo a un día de la semana desde el próximo 1 de octubre. Esta resolución sustituye a la anterior que permitía hasta 4 días en modalidad no presencial y CSIF propone un modelo de 40% en presencia física y 60% en trabajo telemático (3 días /semana).

Hay ámbitos en los que no es posible aplicar el teletrabajo: Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, funcionarios de prisiones, agentes medioambientales, sanitarios, personal de limpieza, cuidadores... pero desde CSIF se subraya que su implantación es fundamental en diversos ámbitos de la Función Pública siempre que se garantice el servicio. El pasado mes de junio entraba en vigor el Decreto que regula el teletrabajo en la Junta, firmado por el sindicato; entre los puntos, no se podrá superar el 50 por ciento de la jornada en el cómputo mensual y las unidades administrativas deberán contar con una presencia diaria mínima obligatoria del 33 por ciento de sus efectivos.

Por último, el presidente de CSIF Castilla-La Mancha señala que el fin de las restricciones y el regreso a la nueva normalidad no puede suponer una vuelta al tiempo prepandemia. "El Covid-19 nos ha mostrado con toda su dureza que unos servicios públicos fuertes son esenciales, y en Castilla-La Mancha no podemos olvidarnos de todos los fallecidos, no nos podemos olvidar que fuímos uno de los puntos negros del coronavirus liderando las tasas de mortalidad; durante la primera ola quedaron al descubierto todas las carencias del sistema, y sólo la profesionalidad y el esfuerzo de los empleados y empleadas públicos, una entrega que incluso les llegó a costar la vida, permitió salir adelante en los momentos más duros", concluye.