CSIF lamenta la ausencia de un mercado laboral capaz de superar la estacionalidad
-El sindicato pone el punto de mira en la destrucción de empleo, el aumento de la contratación temporal y la subida del paro femenino

04 de Febrero de 2019

El número de desempleados en Castilla-La Mancha aumentó en 6.415 personas en el mes de enero según los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, lo que sitúa la cifra total de parados en la región en 171.456 personas.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) muestra su preocupación por la estacionalidad del mercado de trabajo en Castilla-La Mancha, que contempla unas elevadas tasas de precariedad con un 93% de contratación temporal, con un porcentaje de paro femenino muy elevado (64,4%) y con la pérdida de empleos en todas las provincias: Toledo (2.186), Albacete (1.501), Guadalajara (1.128), Ciudad Real (1.089) y Cuenca (511). Respecto a enero del pasado año ha aumentado un 1% la contratación temporal y un 2% el paro femenino.

Se repite una tendencia anual que corresponde con el fin de la campaña navideña y que provoca destrucción de empleo y descenso en la afiliación a la Seguridad Social (5.124 afiliados menos). De hecho, el sector servicios perdió durante el mes de enero un total de 6.314 puestos de trabajo.

CSIF lamenta la ausencia de alternativas a la estacionalidad. La lectura de los datos puede ser muy diversa si se tiene en cuenta que en la región hay 15.262 parados menos respecto a enero de 2018 o si se fija la mirada en que el primer mes del año se ha abierto con 6.415 nuevos desempleados. Para CSIF, la prioridad del Gobierno regional debe ser la creación de un mercado laboral estable y en este sentido queda en evidencia el gasto de 1.125.000 euros para evaluar y difundir el Plan de Empleo 2018-2020 que el Ejecutivo autonómico concedía una vez más el pasado año a CCOO, UGT y Cecam (más de 17 millones de euros en subvenciones desde 2014); cantidad que podría haber sido destinada a la creación de puestos de trabajo.

En el ámbito nacional, las administraciones públicas han perdido un total de 26.960 efectivos con el comienzo de 2019 (-12.746 en la Administración Pública, 4.140 en la Educación y 10.074 en Administraciones Sanitarias y Servicios Sociales), lo que supone el peor dato de destrucción de empleo en enero desde 2013, cuando estábamos en plena crisis económica, según un análisis realizado por CSIF a partir de los datos de la Seguridad Social conocidos hoy.