La Central Sindical celebra el regreso de la jornada de 35 horas
-CSIF pide negociar con urgencia las instrucciones de jornada para evitar un caos organizativo y pide avanzar en la senda de la recuperación con la derogación de la 'Ley Cospedal'
20 de Diciembre de 2018
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) celebra el regreso a partir del 1 de enero de 2019 de la jornada laboral de 35 horas en el sector público de la Junta de Comunidades, medida que ha sido aprobada hoy por unanimidad en las Cortes de Castilla-La Mancha.
CSIF ve cumplida de esta forma una de sus reivindicaciones históricas, que emana directamente de la presión sindical llevada a cabo desde la implantación de la jornada de 37,5 horas en 2012. Asimismo, y como hito importante, la Central Sindical lograba en marzo de este año un acuerdo a nivel nacional para la jornada de 35 horas en el ámbito de la Administración General del Estado.
Tras este importante logro conseguido, CSIF espera que no sea una medida transitoria de cara al periodo electoral, ya que la jornada de 35 horas semanales está sujeta a revisión dependiendo de si cumple o no el objetivo de déficit, que se evalúa cada seis meses. El Ejecutivo debe tener planteados todos los escenarios posibles, incluso si se recurre este derecho a nivel jurídico para no volver a la jornada de 37,5 horas. Así, el sindicato reclama responsabilidad al Gobierno regional en este asunto. Con todo, CSIF celebra que los tres grupos parlamentarios con representación en el Parlamento de Castilla-La Mancha hayan votado favorablemente esta medida.
La Central Sindical subraya ahora la necesidad de acelerar las modificaciones legislativas para comenzar a negociar con urgencia las instrucciones de jornada en cada uno de los ámbitos de la Función Pública de la región, ya que de otra forma se podría producir un caos organizativo.
Asimismo, CSIF subraya que es el momento de seguir realizando cambios, y en este sentido pide a los grupos políticos que componen las Cortes de Castilla-La Mancha que deroguen definitivamente la 'Ley Cospedal' para revertir los recortes iniciados en 2012, precisamente la misma que instauraba la jornada de 35 horas.