Una de cada seis personas sufrirá un ictus
03 de Noviembre de 2011

El ictus no es una consecuencia inevitable del envejecimiento. Mediante la identificación y la modificación de los factores de riesgo se puede reducir su incidencia y la tasa de mortalidad asociada, afirma Freek Verheugt, investigador del hospital Onze Lieve Vrouwe Gasthuis de Ámsterdam (Países Bajos).

Se acompaña la noticia referente a dicho caso.