CSIF rechaza la medida de Correos de firmar en las PDAs tras las entregas por riesgo de contagio
Entidades Públicas Estatales (EPE)
13 de Mayo de 2021

CSIF rechaza la medida impuesta por Correos, tras la finalización del estado de alarma, para cambiar el proceso de entrega en las PDAs. Según la empresa, que ha notificado la decisión sin informar previamente a las organizaciones sindicales, los destinatarios de notificaciones, burofaxes y telegramas tienen que firmar nuevamente tras la recepción. La única indicación al respecto -explica CSIF- es que antes de la firma el personal de Correos se lave las manos y, posteriormente, repita el mismo proceso, además de desinfectar los utensilios.

Para el responsable del Sector de Entidades Públicas Estatales (EPE) de CSIF Córdoba, Francisco Guerrero, si cada vez que un destinatario de burofaxes, telegramas o notificaciones firma hay que proceder a la limpieza del material, esto se va a traducir en “menos tiempo para trabajar en la ya de por sí ajustada jornada laboral de los carteros”. Además, CSIF expone en un escrito remitido a la responsable de Relaciones Laborales de la zona 6 de Córdoba que esta decisión “supone asumir un riesgo de contagio innecesario al compartir material con los usuarios”. “Aunque los trabajadores desinfecten los utensilios para la firma, en ese proceso también hay exposición, y por lo tanto riesgo, ya que la pandemia no ha acabado aunque haya concluido el estado de alarma”, según recalca el representante sindical.

CSIF califica de “innecesaria y oportunista” esta medida de Correos que, además, ha tomado “sin consenso, sin comunicar a los sindicatos los cambios en el procedimiento para poder debatirlo”. En este sentido, la central sindical lamenta que, mientras los profesionales de Correos se mantienen en primera línea, aún no han recibido la primera dosis de la vacuna, por lo que exponerlos a un posible contagio es “incoherente y temerario”.

El sindicato insiste en que “no hay beneficio alguno en este cambio de procedimiento y lo único que se consigue es incrementar la inseguridad en las plantillas. “Cuanto más contacto haya entre el cartero y el destinatario, más posibilidades hay de contagiarse”, señala Guerrero. En este sentido, los propios trabajadores aseguran que hay usuarios que los reciben sin mascarilla, “por lo que presuponer que se laven las manos antes de coger un utensilio para firmar parecen remotas”. CSIF indica que hay que “ser realistas” y pensar que el personal va a tener que desinfectar el material sin todas las garantías.

Por todo ello, la central sindical pide a Correos que aparque estas nuevas instrucciones, al menos, hasta que toda la plantilla esté vacunada para preservar la salud de toda la plantilla de la empresa postal.